Archivo por días: 28 enero, 2015

Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 21-25

EVANGELIO
El candil se trae para ponerlo en el candelero. La medida que uséis la usarán con vosotros

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 21-25
En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre:
-«¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz.
El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Les dijo también:
-«Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces.
Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.”

Palabra del Señor.

Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?

Para que la Luz brille, que no esté escondida debajo del celemín (tras nosotros mismos) y vean las obras buenas que hace el Padre a través de nosotros, es necesario que antes de hablar o actuar, nos preguntemos qué haría o diría Cristo. Tomar conciencia de que actuamos en su nombre, según la hermenéutica del don de San Juan Pablo II que ya hemos visto en otras ocasiones.

Ser la Luz del mundo, la del Señor, es iluminar con la luz del Evangelio. Ser Luz y no lucirse. Cuando buscamos lucirnos, ¡nos lucimos bien lucidos!.
Cuando no lo buscamos, pero tampoco buscarnos al Señor, también el resultado es “oscuro”. Atención a esto que oímos, porque la medida que usemos, la usarán con nosotros y con creces: Si respondo a mi esposo/a de malas maneras, me contestará mal y si nuestros hijos nos oyen, también lo harán…

Creer en Cristo es aceptar en nosotros su luz y a la vez comunicar con nuestras palabras y obras esa misma luz a nuestro esposo/a cuando ande a oscuras, a nuestros hijos, al mundo. ¿Soy luz que ilumina a mi esposo/a con las cosas que hago o digo? ¿Manifiesto a Cristo o solo manifiesto mi yo?
¿Escucho a mi esposo/a, le perdono cuando me ha ofendido, le ayudo cuando lo necesita, empatizo en su dolor y en su alegría, me entrego etc…?

Pues si Dios me ha dado unos dones para darlos: alegría, servicio… Y si no los utilizo para entregarme, sino que me los quedo, o los escondo… con el tiempo desaparecen y nos dirán con tristeza: “Tú antes no eras así”. Si nos entregamos con la Luz que se nos ha sido dada, nos dirá: ¡qué feliz me haces!
Ser Luz, es transmitir alegría, un bien común.

Papa Juan Pablo II: “Familia, sé lo que eres” “si sois lo que debéis ser prenderéis fuego al mundo entero”. Nosotros podríamos decir que si somos lo que debemos ser: Esposos, imagen del Esposo, irradiaremos al mundo entero la luz de Cristo Esposo. Como decían los obispos de la Subcomisión Familia y Vida el día de la Sagrada Familia: “El mismo «Cristo necesita familias para recordar al mundo la dignidad del amor humano y la belleza de la vida familiar»”

Pedimos para que cada hogar, esté ardiendo con el calor y la Luz que da el Espíritu Santo.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Semillas para esposos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 1-20

EVANGELIO
Salió el sembrador a sembrar

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 1-20
En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago.
Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar:
-«Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
Y añadió:
-«El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas. Él les dijo:
-«A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que 6 1 por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen. “»
Y añadió:
-«¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»

Palabra del Señor.

Semillas para esposos.

El Evangelio de hoy, es plenamente aplicable al matrimonio. San Juan Pablo II decía, que el matrimonio es la mejor manera de prepararnos para vivir el reino de los cielos.

¿Quiénes no viven el matrimonio?
1- los que no lo entienden. El maligno siembra otro modelo de matrimonio en su lugar, y se lleva la verdad.
2- los que se casan con mucha ilusión, pero no trabajan su entrega para construir una comunión. No perseveran en su vida conyugal y queda una relación triste, sin vida.
3- los que se dejan llevar por sus pasiones y sus emociones. Éstas ahogan el verdadero amor.

Por último están los que aprenden la verdad del matrimonio, la alimentan y luchan por vivirla. Éstos darán fruto. Mucho más de lo que esperaban recibir.
Éstos son los que se forman, oran juntos y practican lo aprendido.

Formación: Porque la unión hombre-mujer fue creada por Dios y Él nos revela la verdad del matrimonio, llevada a la plenitud en Jesús.
Oración juntos: Porque si no oramos juntos regularmente, nuestra vida espiritual y/o conyugal se va a parecer a las tres primeras partes de la parábola; la semilla que cae al borde del camino, en terreno pedregoso y entre abrojos.
Viven su vocación conyugal: El amor mediante la entrega en el día a día de los esposos, aplicando lo aprendido. Si no hay frutos, no es real, y perdemos toda la riqueza que Dios nos muestra. Si vamos avanzando, Dios nos irá abriendo nuevos horizontes en nuestra vocación conyugal, cada vez más bellos.

Hagamos uso de la gracia que hemos recibido en nuestro sacramento, que nos da la fuerza para hacerlo realidad.

Bellísimo camino el de los esposos. Toda una tierra buena donde sembrar amor, donde sembrar una familia.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__