Archivo por días: 21 enero, 2015

Revivir el primer amor de la creación. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 3, 7-12

EVANGELIO
Los espíritus inmundos gritaban: “Tú eres el Hijos de Dios”, pero él les prohibía que los diesen a conocer.

Lectura del santo evangelio según san Marcos 3, 7-12
En aquel tiempo, Jesús se retiró con sus discípulos a la orilla del lago, y lo siguió una muchedumbre de Galilea.
Al enterarse de las cosas que hacía, acudía mucha gente de Judea, de Jerusalén y de Idumea, de la Transjordania, de las cercanías de Tiro y Sidón.
Encargó a sus discípulos que le tuviesen preparada una lancha, no lo fuera a estrujar el gentío.
Como había curado a muchos, todos los que sufrían de algo se le echaban encima para tocarlo.
Cuando lo veían, hasta los espíritus inmundos se postraban ante él, gritando:
«Tú eres el Hijo de Dios.»
Pero él les prohibía severamente que lo diesen a conocer

Palabra del Señor.

Revivir el primer amor de la creación.

La mayoría intentamos encontrar la manera de amar, siendo comprensivos. Podría ser un concepto universal de entender el amor. Unos lo intentan resolver aceptando como bueno cualquier cosa y otros, como San Juan Pablo II van a la raíz de la antropología, a la creación, a la esencia de Dios, para comprender la verdad. El Demonio, conoce esta verdad, y por ello intenta ocultarla.

Las consecuencias del amor comprensivo que aplican unos y otro, no son las mismas. San Juan Pablo II nos lleva al verdadero amor, el amor no busca ser “liberado” del sacrificio que implica el propio amor, sólo busca el bien de su amado y de aquí nace la alegría de la entrega.

Hoy vemos a Jesús que encarga a sus discípulos tener preparada una lancha, no fuera a estrujarle el gentío. Este gentío no busca escuchar a Jesús, ni espera conocer su anuncio del Reino de Dios. En principio, por lo que plantea el Evangelio, buscan sus propios intereses, dejar de sufrir. El egoísmo, acaba llevando a actuar con cierta violencia (se le echaban encima).

Sin embargo, cuando la persona busca el amor, no actúa con violencia y ruido, sino observante, con respeto a quien ama…
En lo que se refiere al matrimonio, San Juan Pablo II se remite al amor de la primera unión del hombre y la mujer. Lleva este momento a nuestra vida y nos descubre que en cada acto conyugal, hombre y mujer volvemos a vivir de alguna manera ese momento bellísimo de la creación, en el que el hombre experimenta que es carne de la carne de la mujer y hueso de sus huesos, al igual que la mujer hacia el hombre. Y que por eso, deja el hombre a su padre y a su madre, y se une a su mujer, y forman una sola carne.

Qué maravilla vivir ese momento ante la tierna mirada del Padre. Una elección que implica la entrega total, porque no hay otra forma de vivir la extraordinaria belleza de la creación del amor hombre-mujer.

Bendito seas Padre y creador de todo que nos has hecho partícipes de tal belleza, a Tu imagen.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__