Archivo por días: 20 enero, 2015

Leyes que liberan. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 3, 1-6

EVANGELIO
¿Está permitido en sábado salvarle la vida a un hombre?

Lectura del santo evangelio según san Marcos 3, 1-6
En aquel tiempo, entró Jesús otra vez en la sinagoga, y había allí un hombre con parálisis en un brazo.
Estaban al acecho, para ver si curaba en sábado y acusarlo. Jesús le dijo al que tenía la parálisis:
-«Levántate y ponte ahí en medio.»
Y a ellos les preguntó:
-«¿Qué está permitido en sábado?, ¿hacer lo bueno o lo malo?, ¿salvarle la vida a un hombre o dejarlo morir?»
Se quedaron callados. Echando en torno una mirada de ira, y dolido de su obstinación, le dijo al hombre:
-«Extiende el brazo.»
Lo extendió y quedó restablecido.
En cuanto salieron de la sinagoga, los fariseos se pusieron a planear con los herodianos el modo de acabar con él.

Palabra del Señor.

Leyes que liberan.

Olvidamos a las personas y priorizamos nuestras “leyes”. Como consecuencia nuestro matrimonio enferma. Aparecen incomprensiones que nos llevan a temas tabú que, o nos destrozan o es mejor evitarlos. Aparecen miradas oscuras hacia el otro… llegando incluso a estorbarnos. “si pudiera planear un modo de quitármelo de en medio”. ¡Nuestro esposo/a, la persona sagrada que Dios ha puesto en nuestro camino para nuestra santidad, salvación, felicidad… Llega a ser un estorbo, incluso nos puede estorbar para poder cometer nuestro pecado tranquilos, sin reproches, ni correcciones…

La obstinación o dureza de corazón, es lo que le provoca dolor a Cristo. Es obvio que el amor es más importante que las normas, pero nos empeñamos muchas veces en no entenderlo. Tantas como discusiones se provocan entre los esposos: anteponer el orden a la comunión, la razón, un deseo, una tradición… Es el motivo por el cual la puerta del corazón se cierra imposibilitando acoger el amor. Es tan destructivo que incluso despierta la santa ira de Dios.

También hoy Jesús nos llama para curarnos. Porque las leyes de Dios, no oprimen, sino que liberan. Cristo no vino a condenar, sino a salvar. La leyes de Dios sirven para salvar, para liberar, para hacernos libres. Son las leyes del Amor.

San Juan Pablo II, en la catequesis del 27 oct 1982, dice que «la redención del cuerpo» es un manantial permanente de esperanza de que la creación será «liberada de la servidumbre de la corrupción para participar en la libertad de la gloria de los hijos de Dios» (ib. 8, 21). Las palabras de Cristo, “serán una sola carne” pronunciadas desde la profundidad divina del misterio de la redención, “llevan en sí el fermento de esta esperanza: les abren la perspectiva tanto en la dimensión escatológica, como en la dimensión de la vida cotidiana”.

Dios nos ha redimido, y nos ha dejado la ley fundamental, la de ser una sola carne, liberándonos de nuestros instintos, caprichos, egoísmos, pasiones… concupiscencia… para poder hacernos uno, ¡también en la vida cotidiana!. Es entonces cuando comunicamos la gloria que Dios nos transmite.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Tiempo para amar. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 2, 23-28

EVANGELIO
El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado

Lectura del santo evangelio según san Marcos 2, 23-28
Un sábado, atravesaba el Señor un sembrado; mientras andaban, los discípulos iban arrancando espigas. Los fariseos le dijeron:
-«Oye, ¿por qué hacen en sábado lo que no está permitido?»
Él les respondió:
-« ¿No habéis leído nunca lo que hizo David, cuando él y sus hombres se vieron faltos y con hambre? Entró en la casa de Dios, en tiempo del sumo sacerdote Abiatar, comió de los panes presentados, que sólo pueden comer los sacerdotes, y les dio también a sus compañeros.»
Y añadió:
-«El sábado se hizo para el hombre y no el hombre para el sábado; así que el Hijo del hombre es señor también del sábado.»

Palabra del Señor.

Tiempo para amar.

El Sábado (Después de Cristo, el domingo) es símbolo de la Alianza de amor entre Dios y el hombre, es un tiempo para Dios. La creación está pensada, justamente, como un espacio para la Alianza, como el lugar de encuentro entre Dios y el hombre: ese pasear al atardecer con Dios del principio que leemos en el Génesis.

¿No habéis leído lo que hicieron los matrimonios santos cuando se vieron faltos y con hambre? Podía faltarles comunicación, cariño, sanación de sus heridas, reducir distancias… Los matrimonios santos tuvieron caídas, pero tenían un hambre enorme del Amor de Dios… acudían a Él hallando descanso en su Corazón, mientras el Señor unía sus corazones en uno. Qué hermoso tener un día para descansar en Dios.

¡Qué hermoso es salir en familia al campo, la naturaleza y disfrutar en medio de la belleza de la creación de Dios, hablar entre nosotros de Dios y con Él!.

El tiempo es también una hermosura de la creación. Es importante interpretarlo como un don del Padre, para llegar a Él. Quizás así, descubramos que en realidad, no nos falta tiempo, sino que lo usamos de forma inadecuada. Dios Padre desde la creación, instituyó el “día de descanso” como parte de ese tiempo, porque Él es también dueño del descanso y lo ha querido compartir con nosotros para darnos el verdadero descanso, la paz del alma, su Amor… A Él mismo. Es por ello que de manera especial, el domingo (el “Día del Señor” -Dominus-) se nos ofrece en alimento en el gran banquete Eucarístico, Jesús mismo. Así que: ¡Esposos paseemos con Dios juntos el domingo, acudamos juntos al Banquete que nos sacia, a la oración que nos da la Luz que nos falta.

Celebrar el domingo significa volver al principio, a ese paseo con Dios, limpiar todo lo adulterado y volver a tomar conciencia de lo verdaderamente importante. Porque cuando el hombre se niega al “ocio por Dios” (esto es, a la adoración), entonces entra en la esclavitud del “negocio”. Por eso es bueno dejar ese día la limpieza, el orden y las mil cosas que tenemos. Que recuperemos el control de nuestra vida para darle prioridad a nuestra comunión con Dios, entre los esposos y en la familia.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__