Archivo por días: 13 enero, 2015

Recuperar la autoridad. Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 21b-28

EVANGELIO
Enseñaba con autoridad

Lectura del santo evangelio según san Marcos 1, 21b-28
En aquel tiempo, Jesús y sus discípulos entraron en Cafarnaún, y cuando el sábado siguiente fue a la sinagoga a enseñar, se quedaron asombrados de su doctrina, porque no enseñaba como los escribas, sino con autoridad.
Estaba precisamente en la sinagoga un hombre que tenía un espíritu inmundo, y se puso a gritar:
-« ¿Qué quieres de nosotros, Jesús Nazareno? ¿Has venido a acabar con nosotros? Sé quién eres: el Santo de Dios.»
Jesús lo increpó:
-«Cállate y sal de él.»
El espíritu inmundo lo retorció y, dando un grito muy fuerte, salió. Todos se preguntaron estupefactos:
-«¿Qué es esto? Este enseñar con autoridad es nuevo. Hasta a los espíritus inmundos les manda y le obedecen.»
Su fama se extendió en seguida por todas partes, alcanzando la comarca entera de Galilea.

Palabra del Señor.

Recuperar la autoridad.

Existe un documento publicado por el Vaticano en 1999, llamado “El don de la Autoridad”, suscrito por una comisión de Católicos y Anglicanos en la búsqueda de un acercamiento.

En él se describen las reglas básicas de la autoridad de Jesús y las actitudes con las que la desempeña (apartado 9): “El modo en que Jesús ejerció la autoridad… fue percibido por sus contemporáneos como algo nuevo. Fue reconocida en su poderosa enseñanza y en su palabra de curación y liberación (cf. Mt 7,28-29; Mc 1,22-27). Sobre todo, su autoridad se demostró en su servicio de autodonación en amor sacrificial (cf. Mc 10,45). Jesús habló y actuó con autoridad por su perfecta comunión con el Padre. Su autoridad viene del Padre (cf. Mt 11,27; Jn 14,10-12 ).”

Tremendamente esclarecedor.

Enumeramos las riquísimas lecciones que extraemos de este texto, para gestionar la autoridad en nuestro matrimonio y familia:

1.- La autoridad proviene del Padre y se nos transmite en la comunión con Él: Oración, Sacramentos…
2.- Se reconoce, por enseñar la verdad y por los efectos de curación y liberación que genera.
3.- Se demuestra con la autodonación y con el sacrificio por amor.

En el matrimonio son relativamente frecuentes las luchas de poder entre los esposos. También son frecuentes las pérdidas de autoridad hacia los hijos, que conducen a “demostraciones de poder” en un intento desesperado por recuperarla. El texto que presentamos hoy, nos muestra las pautas para alcanzar una autoridad nueva. Ahora sí, con ellas, es hermoso luchar por conseguirla ¿No os parece?.

Podríamos concluir que el Sacramento del Matrimonio, “signo eficaz de la presencia de Cristo” (CIC 1613) es fuente de autoridad, puesto que en él se cumplen las 3 condiciones antes descritas:
1.- Se celebra en comunión con Dios: – La alianza de los esposos está integrada en la alianza de Dios con los hombres: “el auténtico amor conyugal es asumido en el amor divino” – (CIC 1639)
2.- es un medio para la curación y la mutua liberación: – Por medio de esta gracia (los esposos) “se ayudan mutuamente a santificarse con la vida matrimonial conyugal y en la acogida y educación de los hijos” – (CIC 1641) y además
3.- exige la autodonación de los contrayentes: “El amor conyugal… exige la indisolubilidad y la fidelidad de la donación recíproca definitiva” (CIC 1643)

Sin duda que, ser un buenos esposos, refuerza y afirma la verdadera autoridad ante nuestros hijos.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__