Archivo por meses: enero 2015

Dormir sin miedo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 35-41

EVANGELIO
¿Quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen!

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 35-41
Un día, al atardecer, dijo Jesús a sus discípulos: -«Vamos a la otra orilla.»
Dejando a la gente, se lo llevaron en barca, como estaba; otras barcas lo acompañaban. Se levantó un fuerte huracán, y las olas rompían contra la barca hasta casi llenarla de agua. Él estaba a popa, dormido sobre un almohadón.
Lo despertaron, diciéndole: -«Maestro, ¿no te importa que nos hundamos?»
Se puso en pie, increpó al viento y dijo al lago: -«¡Silencio, cállate!»
El viento cesó y vino una gran calma. Él les dijo: -«¿Por qué sois tan cobardes? ¿Aún no tenéis fe?»
Se quedaron espantados y se decían unos a otros: -« ¿Pero quién es éste? ¡Hasta el viento y las aguas le obedecen! »

Palabra del Señor.

Dormir sin miedo.

Remar mar adentro y es una travesía, maravillosa. Casarse, es una travesía impresionantemente bella. Tiene días movidos y días de verdadera tempestad en los que podríamos decirle a Jesús ¿no te importa que nos hundamos?. La causa primera de todo conflicto es la semilla del pecado y la angustia, en medio del desorden de una vida desordenada.

Pero Jesús vence al mar, símbolo del caos. ¡En él actúa un poder creador! ¡el poder de la vida! ¡Es el Jesús vencedor! Si le seguimos, una vez terminada la primera travesía que te debate entre Dios y el mundo, puedes estar en el mundo sin ser del mundo. Ha sido tan intensa la huella que Dios te deja, que ya no se borra nunca. Ni color con un viaje inolvidable, es verdaderamente un nacimiento nuevo. Esa travesía te hace crecer en sabiduría y en gracia ante Dios y la gracia de Dios te transforma la vida, la mirada, el corazón, los pensamientos, las prioridades… Entonces si se puede decir: nadie ni nada me separará del amor de Dios.

Es todo un misterio que Jesús pudiese estar dormido en medio de tal tempestad. Tenía fe y no miedo. Vemos también la vida de muchos santos, que no tienen miedo a la muerte, o vemos a los apóstoles que salen sin miedo a predicar una y otra vez a pesar de las amenazas, de la cárcel, de los latigazos. Es la presencia del Espíritu la que da semejante paz. Hoy con este Evangelio se revela el misterio del Reino presente en el poder que Jesús ejerce a favor de nosotros los matrimonios que le seguimos.

No tenemos nada que temer con Jesús. Podemos dormir, porque confiamos plenamente en El, como Él dormía por la confianza en el Padre. Él tiene poder sobre la materia, sobre todo aquello que existe, no solo reina en el cielo.

“Nada te turbe, nada te espante, quien a Dios tiene, nada le falta.”

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Un matrimonio nuevo, sin que sepamos cómo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 26-34

EVANGELIO
Echa simiente, duerme y la semilla va creciendo sin que él sepa cómo

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 26-34
En aquel tiempo, dijo Jesús a la gente:
-«El reino de Dios se parece a un hombre que echa simiente en la tierra.
Él duerme de noche y se levanta de mañana; la semilla germina y va creciendo, sin que él sepa cómo. La tierra va produciendo la cosecha ella sola: primero los tallos, luego la espiga, después el grano. Cuando el grano está a punto, se mete la hoz, porque ha llegado la siega.»
Dijo también:
-« ¿Con qué podemos comparar el reino de Dios? ¿Qué parábola usaremos? Con un grano de mostaza: al sembrarlo en la tierra es la semilla más pequeña, pero después brota, se hace más alta que las demás hortalizas y echa ramas tan grandes que los pájaros pueden cobijarse y anidar en ellas.»
Con muchas parábolas parecidas les exponía la palabra, acomodándose a su entender. Todo se lo exponía con parábolas, pero a sus discípulos se lo explicaba todo en privado.

Palabra del Señor.

Un matrimonio nuevo, sin que sepamos cómo.

En el evangelio de hoy, somos nosotros ese hombre que siembra y en la tierra. Los que hemos sido padres, tenemos la experiencia de poner la diminuta semilla (semen) o huevo (óvulo) y que de ahí, sin saber cómo, nazca una persona completa, inteligente, capaz de reconocerse a sí misma y amar, ¡todo un milagro!. De igual forma, si sembramos la Palabra de Dios en nuestro matrimonio, ocurrirá que “sin que sepamos cómo” la gracia de nuestro sacramento, va produciendo cosecha “ella sola”.

El Papa Benedicto describe el proceso milagroso por el cual la semilla da fruto: “al partirse nace un brote capaz de romper el suelo, de salir a la luz solar y de crecer hasta convertirse en ‘la más grande de todas las plantas del jardín’: la debilidad es la fuerza de la semilla, el partirse es su fuerza. Así es el Reino de Dios: una realidad humana pequeña, compuesta por quien es pobre de corazón, por quien no confía solo en su propia fuerza, sino en la del amor de Dios, por quien no es importante a los ojos del mundo; no obstante, a través de ellos irrumpe el poder de Cristo y transforma aquello que es aparentemente insignificante”.

Por esto nos entregamos, porque como también dice el Papa Benedicto: “El hombre siembra con la confianza de que su trabajo no será infructuoso. Lo que sostiene al agricultor en su trabajo diario es precisamente la creencia en el poder de la semilla y en la bondad de la tierra.”

Es nuestra Fe en Dios (y no en nosotros) la que nos lleva a la Esperanza de que nuestro trabajo dará fruto y ésta a su vez nos llevará a vivir la Caridad de Dios en la bondad de la tierra: La bondad de nuestro matrimonio. Como nos recuerda San Juan Pablo II (catequesis del 13 oct 1982): “la Carta de San Pedro, cuando escribe que hemos sido «engendrados no de semilla corruptible, sino incorruptible, por la palabra viva y permanente de Dios» (1P 1,23). Así el misterio escondido desde los siglos en Dios —misterio que al «principio», en el sacramento de la creación, se convirtió en una realidad visible a través de la unión del primer hombre y de la primera mujer en la perspectiva del matrimonio—, en el sacramento de la redención se convierte en una realidad visible en la unión indisoluble de Cristo con la Iglesia, que el autor de la Carta a los Efesios presenta como la unión nupcial de los esposos marido y mujer.”

Es ese sacramento de la redención presentado como unión nupcial, el que hace nuevo nuestro matrimonio, “sin que sepamos cómo” e irá dando frutos “él solo”. Merece la pena.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 21-25

EVANGELIO
El candil se trae para ponerlo en el candelero. La medida que uséis la usarán con vosotros

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 21-25
En aquel tiempo, dijo Jesús a la muchedumbre:
-«¿Se trae el candil para meterlo debajo del celemín o debajo de la cama, o para ponerlo en el candelero? Si se esconde algo, es para que se descubra; si algo se hace a ocultas, es para que salga a la luz.
El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Les dijo también:
-«Atención a lo que estáis oyendo: la medida que uséis la usarán con vosotros, y con creces.
Porque al que tiene se le dará y al que no tiene se le quitará hasta lo que tiene.”

Palabra del Señor.

Esposos ¿buenos o malos conductores de la Luz de Cristo?

Para que la Luz brille, que no esté escondida debajo del celemín (tras nosotros mismos) y vean las obras buenas que hace el Padre a través de nosotros, es necesario que antes de hablar o actuar, nos preguntemos qué haría o diría Cristo. Tomar conciencia de que actuamos en su nombre, según la hermenéutica del don de San Juan Pablo II que ya hemos visto en otras ocasiones.

Ser la Luz del mundo, la del Señor, es iluminar con la luz del Evangelio. Ser Luz y no lucirse. Cuando buscamos lucirnos, ¡nos lucimos bien lucidos!.
Cuando no lo buscamos, pero tampoco buscarnos al Señor, también el resultado es “oscuro”. Atención a esto que oímos, porque la medida que usemos, la usarán con nosotros y con creces: Si respondo a mi esposo/a de malas maneras, me contestará mal y si nuestros hijos nos oyen, también lo harán…

Creer en Cristo es aceptar en nosotros su luz y a la vez comunicar con nuestras palabras y obras esa misma luz a nuestro esposo/a cuando ande a oscuras, a nuestros hijos, al mundo. ¿Soy luz que ilumina a mi esposo/a con las cosas que hago o digo? ¿Manifiesto a Cristo o solo manifiesto mi yo?
¿Escucho a mi esposo/a, le perdono cuando me ha ofendido, le ayudo cuando lo necesita, empatizo en su dolor y en su alegría, me entrego etc…?

Pues si Dios me ha dado unos dones para darlos: alegría, servicio… Y si no los utilizo para entregarme, sino que me los quedo, o los escondo… con el tiempo desaparecen y nos dirán con tristeza: “Tú antes no eras así”. Si nos entregamos con la Luz que se nos ha sido dada, nos dirá: ¡qué feliz me haces!
Ser Luz, es transmitir alegría, un bien común.

Papa Juan Pablo II: “Familia, sé lo que eres” “si sois lo que debéis ser prenderéis fuego al mundo entero”. Nosotros podríamos decir que si somos lo que debemos ser: Esposos, imagen del Esposo, irradiaremos al mundo entero la luz de Cristo Esposo. Como decían los obispos de la Subcomisión Familia y Vida el día de la Sagrada Familia: “El mismo «Cristo necesita familias para recordar al mundo la dignidad del amor humano y la belleza de la vida familiar»”

Pedimos para que cada hogar, esté ardiendo con el calor y la Luz que da el Espíritu Santo.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

Semillas para esposos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 4, 1-20

EVANGELIO
Salió el sembrador a sembrar

Lectura del santo evangelio según san Marcos 4, 1-20
En aquel tiempo, Jesús se puso a enseñar otra vez junto al lago.
Acudió un gentío tan enorme que tuvo que subirse a una barca; se sentó, y el gentío se quedó en la orilla. Les enseñó mucho rato con parábolas, como él solía enseñar:
-«Escuchad: Salió el sembrador a sembrar; al sembrar, algo cayó al borde del camino, vinieron los pájaros y se lo comieron. Otro poco cayó en terreno pedregoso, donde apenas tenía tierra; como la tierra no era profunda, brotó en seguida; pero, en cuanto salió el sol, se abrasó y, por falta de raíz, se secó. Otro poco cayó entre zarzas; las zarzas crecieron, lo ahogaron, y no dio grano. El resto cayó en tierra buena: nació, creció y dio grano; y la cosecha fue del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»
Y añadió:
-«El que tenga oídos para oír, que oiga.»
Cuando se quedó solo, los que estaban alrededor y los Doce le preguntaban el sentido de las parábolas. Él les dijo:
-«A vosotros se os han comunicado los secretos del reino de Dios; en cambio, a los de fuera todo se les presenta en parábolas, para que 6 1 por más que miren, no vean, por más que oigan, no entiendan, no sea que se conviertan y los perdonen. “»
Y añadió:
-«¿No entendéis esta parábola? ¿Pues, cómo vais a entender las demás? El sembrador siembra la palabra. Hay unos que están al borde del camino donde se siembra la palabra; pero, en cuanto la escuchan, viene Satanás y se lleva la palabra sembrada en ellos. Hay otros que reciben la simiente como terreno pedregoso; al escucharla, la acogen con alegría, pero no tienen raíces, son inconstantes y, cuando viene una dificultad o persecución por la palabra, en seguida sucumben. Hay otros que reciben la simiente entre zarzas; éstos son los que escuchan la palabra, pero los afanes de la vida, la seducción de las riquezas y el deseo de todo lo demás los invaden, ahogan la palabra, y se queda estéril. Los otros son los que reciben la simiente en tierra buena; escuchan la palabra, la aceptan y dan una cosecha del treinta o del sesenta o del ciento por uno.»

Palabra del Señor.

Semillas para esposos.

El Evangelio de hoy, es plenamente aplicable al matrimonio. San Juan Pablo II decía, que el matrimonio es la mejor manera de prepararnos para vivir el reino de los cielos.

¿Quiénes no viven el matrimonio?
1- los que no lo entienden. El maligno siembra otro modelo de matrimonio en su lugar, y se lleva la verdad.
2- los que se casan con mucha ilusión, pero no trabajan su entrega para construir una comunión. No perseveran en su vida conyugal y queda una relación triste, sin vida.
3- los que se dejan llevar por sus pasiones y sus emociones. Éstas ahogan el verdadero amor.

Por último están los que aprenden la verdad del matrimonio, la alimentan y luchan por vivirla. Éstos darán fruto. Mucho más de lo que esperaban recibir.
Éstos son los que se forman, oran juntos y practican lo aprendido.

Formación: Porque la unión hombre-mujer fue creada por Dios y Él nos revela la verdad del matrimonio, llevada a la plenitud en Jesús.
Oración juntos: Porque si no oramos juntos regularmente, nuestra vida espiritual y/o conyugal se va a parecer a las tres primeras partes de la parábola; la semilla que cae al borde del camino, en terreno pedregoso y entre abrojos.
Viven su vocación conyugal: El amor mediante la entrega en el día a día de los esposos, aplicando lo aprendido. Si no hay frutos, no es real, y perdemos toda la riqueza que Dios nos muestra. Si vamos avanzando, Dios nos irá abriendo nuevos horizontes en nuestra vocación conyugal, cada vez más bellos.

Hagamos uso de la gracia que hemos recibido en nuestro sacramento, que nos da la fuerza para hacerlo realidad.

Bellísimo camino el de los esposos. Toda una tierra buena donde sembrar amor, donde sembrar una familia.

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__

La fuerza del Espíritu en la carne. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Marcos 3, 31-35

EVANGELIO
El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre

Lectura del santo evangelio según san Marcos 3, 31-35
En aquel tiempo, llegaron la madre y los hermanos de Jesús y desde fuera lo mandaron llamar.
La gente que tenía sentada alrededor le dijo: – Mira, tu madre y tus hermanos están fuera y te buscan.
Les contestó: – ¿Quiénes son mi madre y mis hermanos?
Y, paseando la mirada por el corro, dijo: – Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios, ése es mi hermano y mi hermana y mi madre.

Palabra del Señor.

La fuerza del Espíritu en la carne.

«Estos son mi madre y mis hermanos. El que cumple la voluntad de Dios…»

Las relaciones carnales son intensas. Lo que hacemos con nuestro cuerpo, afecta a lo que somos. Así lo ha querido Dios.
Jesús no pretende hoy quitarle importancia a las uniones familiares, entre padres e hijos o entre hermanos. Lo que ocurre, es que la carne, la que nos une humanamente, tiene desde el principio un nuevo destino, puesto que en el plan de Dios estaba la Encarnación de su Hijo.

Dios tenía que dotar al cuerpo humano de la capacidad de representar que Cristo es Hijo de Dios, que se hace Esposo de la Iglesia y que genera la fecundidad de todos los cristianos. Cristo iba a elevar la carne a la categoría de Dios.
Los antiguos lazos de la carne pasan desde la Pascua a un segundo plano, puesto que ahora el Cuerpo de Cristo hace posible un nuevo tipo de alianza, la eterna alianza con Dios. Así, al desposarse Cristo con la Iglesia, los bautizados formamos parte de su Cuerpo glorioso, de su carne, y se crea una nueva Familia, que perdurará eternamente. Un solo Padre con un solo Hijo verdadero que se desposa con la humanidad y así, pasamos a ser hijos en el Hijo. Y nos une el vínculo del amor de Dios, el Espíritu Santo.

La alianza entre un hombre y una mujer bautizados, pasa a ser un sacramento que representa a la eterna Alianza entre Cristo y su Esposa la Iglesia. De ahí que el Sacramento del Matrimonio sea indisoluble, pues nos une Dios y no nosotros a imagen de la eterna Alianza de Cristo con su Esposa, la Iglesia. Por eso las parejas cristianas solo se pueden unir mediante el Sacramento, porque su cuerpo forma parte del Cuerpo de Cristo y su alianza “bebe” de la única Alianza que es la de Cristo y la Iglesia.

¿Qué debemos hacer como cristianos? Ser fieles a nuestra vocación al amor conyugal. Hay una misión que cumplir, que es el plan del Creador, y su cumplimiento requiere de un camino. Nos exige abandonar “a su padre y a su madre”, para depender del único Padre, y unirnos a nuestro esposo y formar una sola carne con él/ella. Este es el camino que nos lleva a ser verdaderos hermanos de Cristo, por cumplir la voluntad de Dios.

Así, cada uno de nosotros, representamos a ese Adán y esa Eva en el principio, donde empieza ese proyecto de amor de Dios, paseando al atardecer velando el uno por el otro, para llegar a la experiencia última de amar hasta el extremo como Cristo en la plenitud de los tiempos. “El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa, ni descansa” (San Juan de la Cruz).

“Cuánto es Padre Dios, sólo lo captan cabalmente hombre y mujer cuando se encuentran y trenzan su alianza. El destino final de la ruta, se presenta como un modo nuevo de reencontrarlo (a Dios). Por eso, en la madurez del amor, el Amado llama a la Amada –mi hermana, mi esposa- (Ct 4,9-12; 5,1-2) consciente de esta referencia mutua a la fuente primera de todo bien.” (Una sola carne en un solo Espíritu Pag. 149)

Oramos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__