Archivo por días: 23 noviembre, 2014

La UCI del amor conyugal. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 25, 31-46

EVANGELIO
Se sentará en el trono de su gloria y separará a unos de otros

Lectura del santo evangelio según san Mateo 25, 31-46
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Cuando venga en su gloria el Hijo del hombre, y todos los ángeles con él, se sentará en el trono de su gloria, y serán reunidas ante él todas las naciones.
Él separará a unos de otros, como un pastor separa las ovejas, de las cabras.
Y pondrá las ovejas a su derecha y las cabras a su izquierda.
Entonces dirá el rey a los de su derecha:
“Venid vosotros, benditos de mi Padre; heredad el reino preparado para vosotros desde la creación del mundo.
Porque tuve hambre y me disteis de comer, tuve sed y me disteis de beber, fui forastero y me hospedasteis, estuve desnudo y me vestisteis, enfermo y me visitasteis, en la cárcel y vinisteis a verme.”
Entonces los justos le contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre y te alimentamos, o con sed y te dimos de beber?; ¿cuándo te vimos forastero y te hospedamos, o desnudo y te vestimos?; ¿cuándo te vimos enfermo o en la cárcel y fuimos a verte?”
Y el rey les dirá:
“Os aseguro que cada vez que lo hicisteis con uno de éstos, mis humildes hermanos, conmigo lo hicisteis.”
Y entonces dirá a los de su izquierda:
“Apartaos de mi, malditos, id al fuego eterno preparado para el diablo y sus ángeles. Porque tuve hambre y no me disteis de comer, tuve sed y no me disteis de beber, fui forastero y no me hospedasteis, estuve desnudo y no me vestisteis, enfermo y en la cárcel y no me visitasteis.
Entonces también éstos contestarán:
“Señor, ¿cuándo te vimos con hambre o con sed, o forastero o desnudo, o enfermo o en la cárcel, y no te asistirnos?”
Y él replicará:
“Os aseguro que cada vez que no lo hicisteis con uno de éstos, los humildes, tampoco lo hicisteis conmigo.”
Y éstos irán al castigo eterno, y los justos a la vida eterna.»

Palabra del Señor.

La UCI del amor conyugal.

Desde la eternidad, Dios pensó en tu esposo/a y en ti. Pensó en ese nuevo “nosotros” que nacería de los dos, a imagen de su Amor de comunión Trinitaria.
Ésta es la misión y la prioridad de la vocación matrimonial. ¡Que no te engañe o te distraiga el diablo!

Dios nos dice todo lo que le haces a tu esposo/a a mí me lo haces, porque tú has sido creado/a como ayuda adecuada para tu esposo/a, representando a Dios que es su auxilio. ¿Se lo das? Analicemos cada una:

Porque tuve hambre, y me distes de comer; tuve sed, y me disteis de beber: ¿De qué tiene hambre y sed mí esposo/a? ¿De mi amor? ¿de misericordia? ¿de poder entregar ese don que mi orgullo y mi soberbia me impiden verlo? ¿tiene hambre y sed de Dios aunque no lo sepa? ¿Cómo sacio su hambre de amar y ser amado? Son preguntas muy importantes. Recordemos que somos ministros de la gracia de Dios para nuestro esposo/a.

Fui forastero, y me recogisteis:
Forastero es el que viene de fuera. ¿Quizás quiere entrar en mi corazón y no le dejo porque le considero extraño a mis cosas?…

Estuve desnudo, y me cubristeis:
¿Permito que desnude su corazón ante mí, o tiene miedo de mi represalia y se cubre?

Enfermo, y me visitasteis:
¿Cómo vivo con él, su pasión, quizás una herida en el corazón ,desde su infancia…, quizás una limitación física o una enfermedad?

En la cárcel, y vinisteis a mí:
¿Voy a él con amor, cuando está preso de su pecado? ¿O mi corazón se distancia?

El Señor te espera en tu esposo/a. Respóndele. Has sido llamado/a a una vocación matrimonial donde ser fiel a tu vocación es ser imagen del Amor de comunión del Dios Trinitario. Y así seremos benditos del Padre. No puede haber mayor aspiración ni mayor belleza en tu vida.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__