Archivo por días: 6 noviembre, 2014

Prácticas para el amor. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 16, 1-8

EVANGELIO
Los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz

Lectura del santo evangelio según san Lucas 16, 1-8
En aquel tiempo, dijo Jesús a sus discípulos:
-«Un hombre rico tenía un administrador y le llegó la denuncia de que derrochaba sus bienes.
Entonces lo llamó y le dijo:
“¿Qué es eso que me cuentan de ti? Entrégame el balance de tu gestión, porque quedas despedido.”
El administrador se puso a echar sus cálculos:
“¿Qué voy a hacer ahora que mi amo me quita el empleo? Para cavar no tengo fuerzas; mendigar me da vergüenza. Ya sé lo que voy a hacer para que, cuando me echen de la administración, encuentre quien me reciba en su casa.”
Fue llamando uno a uno a los deudores de su amo y dijo al primero:
“¿Cuánto debes a mi amo?”
Éste respondió:
“Cien barriles de aceite.”
El le dijo:
“Aquí está tu recibo; aprisa, siéntate y escribe cincuenta.”
Luego dijo a otro:
“Y tú, ¿cuánto debes?”
Él contestó:
“Cien fanegas de trigo.”
Le dijo:
“Aquí está tu recibo, escribe ochenta.”
Y el amo felicitó al administrador injusto, por la astucia con que había procedido. Ciertamente, los hijos de este mundo son más astutos con su gente que los hijos de la luz.»

Palabra del Señor.

Prácticas para el amor.

Jesús nos invita a ser sagaces, es decir, a encontrar un medio para alcanzar el objetivo de la construcción del Reino de Dios, edificando una comunión en nuestro matrimonio y en nuestra familia. Jesús no felicita por la injusticia, sino por la astucia previsora.

Esto de la corrupción no es nuevo, pues el interés y la astucia por ganar y tener más, reside en el corazón del hombre.

La mejor forma de “blanquear” ante Dios nuestras ganancias injustas, esos dones inmerecidos que no hemos sabido administrar, es gestionarlos desde nuestra vocación. ¿Acaso pensamos que podemos engañar a Dios con nuestras apariencias o con la mediocridad de nuestra fe? Si no somos buenos cristianos con nuestro esposo (genérico) y ante nuestros hijos ¿Con quién lo vamos a ser?.

Hablar de astucia, es también hablar de interés. ¿Estamos interesados realmente en el Reino de Dios y su justicia? ¿Estoy realmente interesado/a en edificar una comunión de amor con mi esposo/a? ¿Es lo que más me ilusiona en la vida?.

Seamos honestos, la falta de tiempo no es excusa. Al menos nadie ha muerto por no tener tiempo, por ejemplo, para comer…

Que levante la mano quien diseña y realiza prácticas creativas que construyan comunión y estimulan el crecimiento en virtudes de nuestra familia, para comunicar así la Gloria que ha recibido de Dios.

Nos dice san Agustín: “Tu anhelo continuo es tu voz continua. Si dejas de amar callará tu voz, callará tu deseo”.

Quizás hoy, ante el Señor, tendremos que plantearnos cuál ha de ser nuestra astucia como hijos de la luz.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

(Disculpad al publicidad que pueda venir aquí abajo. Al ser un blog gratuito, incluyen la publicidad que desean y no tenemos control sobre ella).
__