Archivo por días: 4 noviembre, 2014

Las condiciones de paz. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 14, 25-33

EVANGELIO
El que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío

Lectura del santo evangelio según san Lucas 14, 25-33
En aquel tiempo, mucha gente acompañaba a Jesús; él se volvió y les dijo:
-«Si alguno se viene conmigo y no pospone a su padre y a su madre, y a su mujer y a sus hijos, y a sus hermanos y a sus hermanas, e incluso a sí mismo, no puede ser discípulo mío.
Quien no lleve su cruz detrás de mí no puede ser discípulo mío.
Así, ¿quién de vosotros, sí quiere construir una torre, no se sienta primero a calcular los gastos, a ver si tiene para terminarla?
No sea que, si echa los cimientos y no puede acabarla, se pongan a burlarse de él los que miran, diciendo:
“Este hombre empezó a construir y no ha sido capaz de acabar.”
¿O qué rey, si va a dar la batalla a otro rey, no se sienta primero a deliberar si con diez mil hombres podrá salir al paso del que le ataca con veinte mil?
Y si no, cuando el otro está todavía lejos, envía legados para pedir condiciones de paz.
Lo mismo vosotros: el que no renuncia a todos sus bienes no puede ser discípulo mío.»

Palabra del Señor.

Las condiciones de paz.

Con estas pautas que nos propone Jesús, pretende enseñarnos a ser discípulos suyos. Es un camino costoso, y requiere de una, como decía Santa Teresa, “determinada determinación”.

¿En qué consiste seguirle? En no amar por lo que dictan nuestros afectos o nuestras pasiones, sino por amor a Dios. Estamos demasiado acostumbrados a guiarnos por nuestros afectos y nuestros sentimientos, y es necesario que renunciemos a nosotros mismos. Que nos convirtamos.

Los esposos no nos amamos porque ahora veo que te entregas a mí, o porque te siento a mi lado, o porque mi atracción por ti me mueve a ello. Todo esto, ayuda, es bueno y está puesto ahí por Dios para ayudarnos, pero sobre todo, nos amamos porque es Voluntad de Dios. Estamos acostumbrados a esperar a tener un sentimiento de afecto positivo para responder a la llamada del amor. La dinámica del amor es al revés: Ama, ten caridad, entrégate y después es probable que lleguen esos sentimientos y esas consolaciones que añoras.

Jesús, camino de Jerusalén, cuando iba a ser crucificado, lloró: “Jerusalén, Jerusalén…” Porque no se habían convertido. La “novia” no había respondido a su declaración de amor. La buena noticia del amor con Cristo, había sido despreciada. Pero Él se entrega a Ella igualmente, por obediencia a la voluntad del Padre.

No se trata solamente de una entrega sufrida (tomar la cruz), sino de hacerlo por Cristo (seguirle). Calculemos nuestras fuerzas, dice el Señor, y descubriremos que nosotros no podemos ganar esta “batalla” del amor conyugal. A nuestra manera, no funciona. Enviemos nuestras oraciones a Dios para que nos ayude a entender que éstas son las condiciones para ganar nuestra paz.

Pidámosle a María que nos muestre el camino del “sí”, del “se alegra mi espíritu en Dios, mi Salvador”.

Oramos por los frutos del sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

__