Archivo por días: 13 octubre, 2014

La diferencia entre “vivir con” y “existir para”. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 37-41

EVANGELIO
Dad limosna, y lo tendréis limpio todo

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 37-41
En aquel tiempo, cuando Jesús terminó de hablar, un fariseo lo invitó a comer a su casa.
Él entró y se puso a la mesa.
Como el fariseo se sorprendió al ver que no se lavaba las manos antes de comer, el Señor le dijo:
-«Vosotros, los fariseos, limpiáis por fuera la copa y el plato, mientras por dentro rebosáis de robos y maldades.
¡Necios! El que hizo lo de fuera, ¿no hizo también lo de dentro? Dad limosna de lo de dentro, y lo tendréis limpio todo.»

Palabra del Señor.

La diferencia entre “vivir con” y “existir para”.

Con “dad limosna de lo de dentro y lo tendréis limpio todo”, Jesús nos anima a dar desde nuestro interior, con sinceridad, “hasta que duela” como decía la Beata Madre Teresa.
Hoy veíamos en el encuentro de matrimonios, la catequesis de San Juan Pablo II del 9 de enero de 1980. En ella, se nos dice que una característica de la persona es “existir para alguno”. Así, yo existo para mi esposo/a y viceversa.

Este “existir para alguno”, encaja perfectamente con el planteamiento de Cristo de hoy: “dar limosna de lo de dentro”. Cuando uno existe para otro, es porque este otro está necesitado de uno. Digamos que es pobre en algo que yo poseo, hay algo que Dios me ha dado a mí para que se lo entregue. Y ese algo, soy yo mismo con los talentos que me dio para que los administrase. Recordamos aquella frase que decía: “En un plato de huevos fritos con beicon, la gallina colabora y el cerdo se implica”. Podríamos decir que la gallina da de lo de fuera y el cerdo tiene que darlo todo. No es lo mismo “vivir con alguien” que “existir para alguien”. Lo primero no es un matrimonio cristiano. Lo segundo es un matrimonio santo.

Los actos de fuera, deben ser un reflejo de nuestra actitud interior. Hoy se habla mucho de que utilizamos un pequeño porcentaje de nuestro cerebro, y hay mucho interés en desarrollar nuestra capacidad de aprovecharlo. Pero ¿Y el corazón? Tiene unas posibilidades infinitas de desarrollarlo, y sabemos cómo.

Mirad en vuestro interior, desde vuestra oración juntos, para que Dios os muestre qué tenéis para ayudaros mutuamente. Os necesitáis mutuamente para llegar a Dios y tú existes para tu esposo/a. A medida que dejes entrar a Dios en tu interior, lo irá limpiando y ayudándote a entregarte más y mejor.

Rezamos por el sínodo de la familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/

·

·

·

·

·

·

·

__

¿A qué esperas para cambiar? Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 11, 29-32

EVANGELIO
A esta generación no se le dará más signo que el signo de Jonás

Lectura del santo evangelio según san Lucas 11, 29-32
En aquel tiempo, la gente se apiñaba alrededor de Jesús, y él se puso a decirles:
-«Esta generación es una generación perversa. Pide un signo, pero no se le dará más signo que el signo de Jonás. Como Jonás fue un signo para los habitantes de Nínive, lo mismo será el Hijo del hombre para esta generación.
Cuando sean juzgados los hombres de esta generación, la reina del Sur se levantará y hará que los condenen; porque ella vino desde los confines de la tierra para escuchar la sabiduría de Salomón, y aquí hay uno que es más que Salomón.
Cuando sea juzgada esta generación, los hombres de Nínive se alzarán y harán que los condenen; porque ellos se convirtieron con la predicación de Jonás, y aquí hay uno que es más que Jonás.»

Palabra del Señor.

¿A qué esperas para cambiar?

Leyendo la historia de Jonás, uno se pregunta por qué esa tozudez para no hacer la voluntad de Dios. Pero en cierto modo, a nosotros nos pasa igual. No paramos de sufrir calamidades de todo tipo por no seguir Su voluntad. ¿Cómo pedimos, entonces, una señal de fe si hemos cerrado, con esta actitud, el corazón a acoger el don del Sacramento del Matrimonio y por tanto la gracia del Señor?

La única señal será la del profeta Jonás, el hombre que predica la conversión por toda la ciudad de Nínive, a ver si libremente cada uno de nosotros acepta la propuesta, muda el corazón, y nos volvemos a Dios. Ya con esto habremos logrado la más grande señal que Dios haya podido obrar en el alma libre: la conversión por propia y deliberada iniciativa al Dios que da la vida, Fuente perenne del verdadero creyente, Verdad eterna del verdadero sabio.

La señal de Dios para los hombres es, Jesús mismo. Y lo es en su Boda, el misterio de muerte y resurrección. Creer en Él y seguirlo, es el gran signo de Dios.
Cristo lo ha hecho posible, Él nos lleva al Principio al hombre y la mujer que, libres de vergüenza, expresan en la carne la libertad interior mediante la comunión de personas, formándose recíprocamente y creativamente. Buscamos hacer nuestros los mismos pensamientos, sentimientos y actitudes del Señor. Es, en última instancia, poder repetir con San Pablo: “Vivo yo, mas no yo, sino que es Cristo quien vive en mi” (Gál 2, 20).

“La manera en que Cristo lleva a plenitud el encuentro entre Adán y Eva, es sobreabundante… Él no solo regenera la belleza del Paraíso, sino que la supera infinitamente. En efecto, en el Hijo está todo aquello que el Padre puede dar al hombre; una vez que ha entregado al Hijo, ya no le queda otro don que ofrecer; y así Cristo manifiesta el amor del Padre en le forma más elevada.” (Llamados al Amor, Pg. 110)

Jesús es “el signo de Jonás” (CEC 994) Él nos da signos todos los días en nuestra vida cotidiana conyugal y familiar. Si le seguimos, la bondad, el crecimiento, la alegría y la paz entra en nuestro hogar. En esta peregrinación hasta la conformación definitiva con el Señor, María ocupa un papel fundamental. El mismo Señor Jesús es quien nos señala a su Madre (Jn 19, 27). ¿A qué esperas para cambiar? Pídeselo a Ella.

Oramos por el Sínodo de la Familia:
http://proyectoamorconyugal.wordpress.com/2014/09/30/oracion-a-la-santa-familia/
·
·

·
·
·
·
·
__