Archivo por meses: septiembre 2014

La admirada admiración. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 43b-45

La admirada admiración.

Jesús se presenta a sí mismo como el Hijo del Hombre. Porque lo que viene es a humanizar al hombre. Nos invita a ser como Él, más humanos.

(Notas tomadas del comentario del Evangelio de P. David Caja www.reinadelapaz.tv)
________________________________________
Jesús tiene muy claro que no tiene que triunfar según los criterios de este mundo. Tiene que triunfar por el poder de Dios.
Nosotros tendemos a creer que la forma de extender el Reino de los Cielos en este mundo es a base de conseguir la admiración general. Este deseo nos produce demasiados problemas. Nos fijamos demasiado en las cifras: ¿Cuánta gente nos sigue? ¿Cuánta gente va? Parece que lo está haciendo mejor el que consigue mejores cifras. Cuánto nos pierde la búsqueda de que hablen bien de nosotros, de no ser tachados de exagerados, de beatos, de piadosos.

Cuánto nos pierde la tentación de mundanizar nuestra vida personal y familiar para tener una buena crítica de los demás. Con esta mundanización perdemos los criterios evangélicos, los criterios de Jesús. Jesús dice “Ay de vosotros cuando todos hablen bien de vosotros.” (Lc 6,26)
________________________________________

Buscaban a un dios espectacular, admirablemente poderoso, y se encuentran con un “Rey” manso y humilde, plenamente hombre, que viene a servir y no a ser servido y que debe entregar su vida.

No entendemos a Jesús. No entendemos sus caminos, y sin embargo, Él es el perfecto hombre. Él es el perfecto Esposo.

Siempre existirá el peligro de mundanizar nuestro corazón. La pregunta ahora es ¿Qué mundaniza nuestro matrimonio y nuestra familia? Por ejemplo, el ansia de dominar en nuestro matrimonio. ¿Quién no ha tenido la tentación de reclamarle más trabajo a su esposo/a? O por ejemplo, el interés por la educación de nuestros hijos en relación a los idiomas, deportes, cultura y el desinterés por reservar tiempo para su educación en la fe o para orar con ellos.

¿Quién no ha tenido la tentación de que le admiren? ¿Y de que admiren a nuestros hijos? Pues esta es la reacción de Jesús frente a la admiración: “-«Meteos bien esto en la cabeza: al Hijo del hombre lo van a entregar en manos de los hombres.»” Haciendo referencia al momento más “bajo” de su vida en la tierra.

Metámonos bien en la cabeza que el único Santo, tres veces Santo, es Él, nuestro Señor. Él se educó en Nazaret, bajo la tutela de una Madre sencilla: “Nazaret es la escuela donde se comienza a entender la vida de Jesús: la escuela del Evangelio… Una lección de silencio ante todo. Que nazca en nosotros la estima del silencio, esta condición del espíritu admirable e inestimable… Una lección de vida familiar. Que Nazaret nos enseñe lo que es la familia, su comunión de amor, su austera y sencilla belleza, su carácter sagrado e inviolable… Una lección de trabajo. Nazaret, oh casa del “Hijo del Carpintero”… (Pablo VI, discurso 5 enero 1964 en Nazaret).

Tomemos nota, y no mundanicemos nuestra familia.

Oramos con el Salmo: Enséñanos a calcular nuestros años, para que adquiramos un corazón sensato.

Catapultados hasta lo inimaginable. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 18-22

Catapultados hasta lo inimaginable.

Muchas veces nos preguntan cómo hacemos para rezar juntos. Dios ha querido darnos la inmensa gracia de experimentar la fuerza de la oración en el matrimonio.
Jesús dice “Cuando dos o más se reúnan en mi nombre”, y tiene su razón de ser. Somos seres humanos, de carne, y nuestra presencia es importante. Nos afecta. Necesitamos reunirnos.

Hay que hacer notar que Cristo ora “en presencia” de sus discípulos. Esta presencia, hace que Pedro, inspirado por el Espíritu Santo, proclame quién es Jesús. Alcance a conocer Su identidad. El padre le revela a Pedro quién es el Hijo, el Hijo le revela a los discípulos su locura de Amor hasta el extremo en la cruz para darnos la vida. Él hará posible llevarnos al principio, al matrimonio como Dios lo creo. De este encuentro con Cristo en la oración se abre el camino hasta la plenitud de la santidad. Y por el camino nos va dando Sus gracias: Su mirada hacia mi esposo/a, su sencillez, su paz…

El mero hecho de reunirnos en su nombre, hace que el Espíritu actúe en nosotros y nos vaya moldeando, Cristificando. Nos vaya haciendo uno. No es lo mismo que los esposos recemos por separado, que lo hagamos juntos, que hablemos con Él en presencia el uno del otro. Compartir la oración es necesario, por la riqueza que nos aportamos mutuamente y porque, como siempre decimos, a los esposos Dios nos transmite sus gracias a través del esposo/a. Tampoco es lo mismo ir a la Eucaristía juntos en familia que ir cada uno por su lado. No es lo mismo reunirnos en su nombre que ir a verle en solitario. Igualmente, un rato de oración familiar une la familia de una forma tan inexplicable como sorprendente. Al menos, es nuestra experiencia, y San Juan Pablo II decía que se hace teología con la experiencia.

Hoy no nos preguntamos quién es Jesús, ya lo dice Pedro, pero sí cómo afecta en nuestra vida si nos reunimos en su nombre. Jesús eleva todo lo humano a una nueva dignidad que la mente del hombre es incapaz de abarcar. Jesús lleva toda la creación del Padre a la plenitud. Un ejemplo muy gráfico es María de Nazaret: Una mujer buena y sencilla, la convierte en la Virgen Santísima, Madre de Dios, Madre de la Iglesia, Reina de Universo… Él la eleva a tal categoría.

Podemos así hacernos una idea de cómo Jesús lleva todo a la plenitud:
– El trabajo, del que Él participó, pasa a ser un medio de santificación, y se trabaja con otro entusiasmo, la verdad.
– El sufrimiento también es medio de santificación, y Cristo lo convierte además en un medio de colaborar con Él en la redención propia, de los que nos rodean y del mundo.
– Cada cristiano es transformado por Él en templo de Espíritu Santo y está llamado a ser hijo de Dios, su heredero, para toda la eternidad.
– El pueblo de Dios ha pasado a ser el Cuerpo Místico de Cristo, regado por Su Sangre, forma parte de Él mismo como Esposa.
– Nuestro matrimonio ahora es sagrado, es camino de santidad, nos amamos con Su amor y vivimos un anticipo del Reino de Dios en la tierra.
– No tenemos sólo hijos, sino co-creamos nuevos hijos de Dios, hermanos nuestros. Da escalofríos de pensarlo.
– Las relaciones humanas imperfectas e imposibles, se purifican porque nuestros pecados se borran con la confesión. Entre nosotros tenemos capacidad para perdonarnos unos a otros por su Pasión y se hace posible una verdadera comunión.
– Todo, todo cambia. A todo afecta. Podemos ver a Dios en todo y en todos.

Cristo lo hace todo nuevo. Todo lo lleva a la plenitud. Todo lo eleva, lo dota de una nueva dignidad, a todo le da una nueva vida que no se agota. Sacia al hombre y lo desborda con su grandeza.

Esposos, reunámonos en su presencia, para que el Espíritu actúe y lo haga todo nuevo en nosotros, en nuestro matrimonio, en nuestra familia, trabajo…nos lleve al Principio a través de la oración.

Oramos con el Salmo: Señor, ¿qué es el hombre para que te fijes en él?; ¿qué los hijos de Adán para que pienses en ellos?. Bendito el Señor, mi Roca.

Por qué hay temor y desconfianza. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 7-9

Por qué hay temor y desconfianza en nuestras vidas.

Dice Crisóstomo: “Los pecadores temen lo que conocen y lo que ignoran, se asustan de las sombras, sospechan de todo y se estremecen al menor ruido.” La frase de Herodes denota que estaba preocupado porque algunos decían que había resucitado Juan.

Cuando el hombre rompe amarras con Dios como Padre, el mundo pasa de ser un hogar en el que puede estar tranquilo porque el Padre cuida de él, a ser un lugar inhóspito. Al ver al hombre como dueño, no se fía de nada ni de nadie. Vive atemorizado. ¿Vives con miedo o con preocupaciones?.

Hay tantas variables en la vida que nos pueden dar motivos de preocupación: Relaciones matrimoniales (Fidelidad, respeto, desgaste, rutina…), Relaciones con los hijos (Adolescencia, desarrollo, maduración, su futuro…), Salud (La nuestra o la de nuestros familiares), Dinero (Hipoteca, trabajo…), Poder (Competitividad, zancadillas…), Imagen (Críticas, faltas de respeto, atentados contra la dignidad…), Delincuencia, Accidentes…
Quien se considera dueño de su vida y/o de lo que le rodea o considera a alguien dueño de algo, tiene infinidad de motivos por los que estar preocupado. El que confía en la providencia del Padre, descansa.

Para confiar en Dios, no basta con “creer” que existe. Es necesario tener una relación íntima y haber comprobado cómo interviene en nuestra vida. En todo está Él. Podemos vivir sabiendo de su existencia y no llegar nunca a confiar sinceramente en Él. Lo mismo ocurre con muchos matrimonios, que conviven juntos, comparten hijos, hogar, amigos… pero no se conocen, no comparten su intimidad y por lo tanto no confían el uno en el otro.

Compartir la intimidad es lo que genera la confianza. Entre los esposos, hay una ley específica y es que nuestro esposo/a es ministro de las gracias de Dios para nosotros. Por tanto, no llegaremos a esta cercanía con Dios si no es a través de él/ella. Dios tiene mucho que revelarnos de Él mismo y de nosotros, en nuestra mutua relación.

Vivamos con la tranquilidad y la paz interior de que tenemos un Padre que nos ama infinitamente. Solamente falta que le respondamos entregándole también nuestra intimidad y la de nuestro matrimonio.

Oramos con el Salmo: Por la mañana sácianos de tu misericordia, y toda nuestra vida será alegría y júbilo. Baje a nosotros la bondad del Señor y haga prósperas las obras de nuestras manos.

El poder que se nos ha dado. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 9, 1-6

El poder que se nos ha dado.

Cuando Dios nos llama al matrimonio, nos envía a recorrer un camino juntos hombre y mujer poniendo toda nuestra confianza en Dios y no en nuestros propias capacidades humanas. Dios conoce bien las dificultades a las que nos vamos a enfrentar, enfermedades, tentaciones… Dios sabe que todo esto nos supera. Una convivencia entre dos personas tan sumamente distintas en todo como son el marido y la mujer, a la que se suman los problemas que introduce la familia de origen, el trabajo… y cómo no, los hijos: Un don de Dios que acaba de desbordarnos del todo.

Pero Él no nos deja solos, se compromete con nosotros y camina junto a nosotros. Nos da la gracia de nuestro sacramento, y nos va dando autoridad y poder sobre toda clase de demonios. Como todo don, requiere que sea acogido, y por tanto, nuestra vocación exige también de nuestra perseverancia en el crecimiento en esa intimidad entre nosotros con Cristo.

Un sacerdote amigo nuestro, dice que Cristo no acusa, Él no ha venido a juzgar, sino a salvar a los pecadores. Nosotros no podemos acusarnos mutuamente de que nuestro matrimonio no haya ido bien, puesto que solos no tenemos capacidad para ello. Digamos que disponemos de un cubito y una pala para construir un castillo. Es el demonio quien nos acusa y nos hace culpabilizarnos el uno al otro. En realidad, la construcción de nuestro matrimonio le corresponde a Cristo, el arquitecto, la piedra angular. De lo que sí somos responsables cada uno, es de no haber dejado al Señor gobernar mi vida y nuestra misión. Tenemos que poner nuestro matrimonio en Sus manos para que el Espíritu actúe y lo construya y lo haga bello, fuerte. Ahora sí podemos participar, a sus órdenes, en su obra en nosotros.

Cuando experimentamos los frutos de aproximarnos a vivir el matrimonio como Dios lo pensó y en los que se complace, cuando hemos vivido la salvación ante las dificultades, gracias a Dios, cuando hemos estado en un pozo y experimentamos cómo Dios nos saca, para echarnos a volar… reconocemos que Él, nos ha dado poder sobre toda clase de demonios que nos esclavizan y nos quitan la salud. Ese poder, es el Espíritu Santo.

Después de experimentar a Cristo que nos libera y nos ha dado el poder contra esos demonios que nos esclavizaban, entonces nos envía a comunicarlo con toda la confianza de sabernos don para dar, para trasmitir la gloria de Dios.

No llevamos nada nuestro, nos hemos vaciado de nosotros mismos para poder entregarnos mutuamente y para recoger lo más fielmente posible la Palabra. Hablamos desde el corazón que ha experimentado la vida que anuncia, dispuestos a abrazar en Su nombre la hospitalidad que nos ofrecen otros matrimonios, la enfermedad que también nosotros un día padecimos, las tentaciones y diablos que también a nosotros un día nos atormentaron. La misión es siempre una actividad de doble vía, donde el misionero da lo mejor de sí y está dispuesto a escuchar, abrazar, recibir e integrar a su proyecto misionero a la realidad de cada matrimonio, como nuestro Maestro Jesús desde la sencillez y la actitud de servicio.

Si alguno no lo quiere acoger, experimentaremos el dolor de ver quien rechaza la Vida, la felicidad, la salvación… Pero tenemos que sacudirnos el polvo de la muerte que eligen, para seguir anunciando la buena noticia de que el matrimonio es una vocación al Amor, creada por el Creador y que nosotros nos limitamos a interpretar su música mientras Él la va haciendo cada vez más hermosa.

Oramos con el Salmo: Lámpara es tu palabra para mis pasos, Señor. Apártame del camino falso, y dame la gracia de tu voluntad.

La fuerza de la carne. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 8, l9-21

La fuerza de la carne.

«Mi madre y mis hermanos son éstos: los que escuchan la palabra de Dios y la ponen por obra.»

Las relaciones carnales son intensas. Lo que hacemos con nuestro cuerpo, afecta a lo que somos. Así lo ha querido Dios.
Jesús no pretende hoy quitarle importancia a las uniones familiares, entre padres e hijos o entre hermanos. Lo que ocurre, es que la carne, la que nos une humanamente, tiene desde el principio un nuevo destino, puesto que en el plan de Dios estaba la Encarnación de su Hijo.

Dios tenía que dotar al cuerpo humano de la capacidad de representar que Cristo es Hijo de Dios, que se hace Esposo de la Iglesia y que genera la fecundidad de todos los cristianos. Cristo iba a elevar la carne a la categoría de Dios.
Los antiguos lazos de la carne pasan desde la Pascua a un segundo plano, puesto que ahora el Cuerpo de Cristo hace posible un nuevo tipo de alianza, la eterna alianza con Dios. Así, al desposarse Cristo con la Iglesia, los bautizados formamos parte de su Cuerpo glorioso, de su carne, y se crea una nueva Familia, que perdurará eternamente. Un solo Padre con un solo Hijo verdadero que se desposa con la humanidad y así, pasamos a ser hijos en el Hijo. Y nos une el vínculo del amor de Dios, el Espíritu Santo.

Esta nueva relación carnal, tal como enunciábamos al principio, afecta a lo que somos y a lo que hacemos. Somos cristianos y cumplimos la Palabra. En lo relativo a la carne, al cuerpo, lo que somos y lo que hacemos son inseparables.

¿Qué debemos hacer como cristianos? Ser fieles a nuestra vocación al amor conyugal. Hay una misión que cumplir, que es el plan del Creador, y su cumplimiento requiere de un camino. Nos exige abandonar “a su padre y a su madre”, para depender del único Padre, y unirnos a nuestro esposo y formar una sola carne con él/ella. Este es el camino que nos lleva a ser verdaderos hermanos de Cristo.

Así, cada uno de nosotros, representamos a ese Adán y esa Eva en el principio, donde empieza ese proyecto de amor de Dios, paseando al atardecer velando el uno por el otro, para llegar a la experiencia última de amar hasta el extremo como Cristo en la plenitud de los tiempos. “El alma que anda en amor, ni cansa, ni se cansa, ni descansa” (San Juan de la Cruz).

“Cuánto es Padre Dios, sólo lo captan cabalmente hombre y mujer cuando se encuentran y trenzan su alianza. El destino final de la ruta, se presenta como un modo nuevo de reencontrarlo (a Dios). Por eso, en la madurez del amor, el Amado llama a la Amada –mi hermana, mi esposa- (Ct 4,9-12; 5,1-2) consciente de esta referencia mutua a la fuente primera de todo bien.” (Una sola carne en un solo Espíritu Pag. 149)

Oramos con el Salmo: Escogí el camino verdadero, deseé tus mandamientos. Enséñame a cumplir tu voluntad y a guardarla de todo corazón.