Archivo por meses: julio 2014

El tesoro de Dios escondido en el matrimonio. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 44-52

El tesoro de Dios escondido en el matrimonio.

El reino de Dios es impresionante, es una realidad “misteriosa”. Se presenta discretamente (como la “levadura”) ante el matrimonio y la familia, pero es determinante y de gran valor: vale la pena dejarlo todo por este Reino, vale la pena renunciar, hasta que me duela, a todo lo que me aleje del amor de Dios y por lo tanto de los demás. Vale la pena buscarlo con todo el empeño de los buscadores de tesoros y mucho más, pues éste es infinitamente más valioso.

Todo el mundo tiene un tesoro: Su cuerpo, su trabajo, su dinero, su fama, su poder, su tiempo libre, su comodidad… Pero Dios Amor nos propone en Jesús un reinado de amor, comprensión, misericordia, verdad… Los demás tesoros son falsos. Se degradan, se pierden y no satisfacen al ser humano.

Es un tesoro enterrado, pues está oculto a los ojos del cuerpo, sólo los ojos de corazón que desean amar, lo encuentran. Ni sabios, ni psicólogos, ni teólogos…

Pero uno no vende todo porque sí. A veces se nos anima a ello, al sacrificio porque sí, y no funciona. Uno vende porque ha descubierto la belleza de un tesoro. Se parece a aquel esposo, que descubre un tesoro en su matrimonio. Entonces sí vende todo lo que tiene: Su tiempo, sus gustos, sus criterios, su voluntad… para comprar esa comunión conyugal en Cristo. Es la finura de una perla, difícil de coger, porque hay que bucear, difícil de reconocer, porque sólo Dios la revela.

El reino de los cielos está cerca. Ya está aquí. ¿Qué mayor tesoro hay?: Que Tú, Señor, reines en nuestra casa, una familia unida, unos hijos con esperanza, los bienes comunes, el brillo que veo en mi esposo/a después de 24 años de casados… es la belleza que Dios ha creado en su alma y sólo Él nos puede mostrar, es la verdad que me convence, el amor hermoso fruto del Espíritu Santo, es la oración juntos que nos va uniendo en Tu Corazón, son Tus deseos, Tus caminos…

¿Por qué se esconde entonces? Porque es un tesoro en la intimidad de la comunión. Es un tesoro que lejos de presumir de Él, nos mueve a preservarlo, sabemos que no nos pertenece y merece todo el respeto y cuidado, sabemos que es demasiado valioso para nosotros.

Sólo Tú ves y conoces, sólo Tú, el Rey, sabes lo que tiene Tu reino, y aquel a quien se lo quieres mostrar.
Muéstranos Madre la belleza del amor conyugal, de la comunión. Trabajemos juntos para seguir descubriéndola.

Oramos con el salmo: ¡Cuánto amo tu voluntad, Señor!

La realidad de los esposos es superior a la idea de serlo. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 24-30

La realidad de los esposos es superior a la idea de serlo.

(Ponemos nuestro comentario, y a continuación un fragmento de la encíclica Evangelii Gaudium del Papa Francisco, que viene a colación.)

Mi esposo (en genérico) ha sido creado “para” mí. Dios puso su trigo en él/ella, pero luego llegó por la noche “otro” y sembró la cizaña.

¿Te gusta su cizaña? Pues ¡no! ¿Puedes separar su trigo de su cizaña? ¡Tampoco! Qué nos pide a ti y a mí hoy el Señor. Que lo/la abracemos con su trigo y su cizaña. Primero porque no podemos juzgar qué es trigo y qué es cizaña, muchas veces no lo distinguimos porque nosotros tampoco somos puros. Y segundo porque al final, vencerá la bondad del trigo en nuestra relación.

La pregunta es ¿Qué hago con la semilla de trigo que plantó Dios en mi esposo/a? Puedo dejarme llevar por mi cizaña: mis problemas, miedos, puedo huir, dejarme llevar por la falta de esperanza… Probablemente tus “amigos” te dirán que por qué lo/la aguantas… Pero la alternativa del Evangelio es que puedo confiar en el Sembrador que la sembró, confiar en que en su momento dará sus frutos y para ello he de estar atento para regarla.

Podemos dejar de amar por nuestras ideas o dejarnos llevar por la mejor idea, que es la de amarnos. ¡Ámalo/a! y sus semillas de trigo germinarán. Son como la levadura que menciona el Señor en otra parábola: Deja que penetre en la masa de tu matrimonio y de tu vida, dale tu calor y verás cómo crece.

“La realidad es superior a la idea”. La realidad de mi esposo/a es la que es. Así lo/la ama Dios y así lo/la debo amar yo. Abracémosle y acojámosle en toda su dignidad. Al final, siempre vence el Amor ¡Garantizado!.

Oramos con el Salmo: Dichosos los que viven en tu casa, alabándote siempre. Dichosos los que encuentran en ti su fuerza; caminan de baluarte en baluarte.

Evangelii gaudium (Papa Francisco):

225. …La parábola del trigo y la cizaña (cf. Mt 13,24-30) grafica un aspecto importante de la evangelización que consiste en mostrar cómo el enemigo puede ocupar el espacio del Reino y causar daño con la cizaña, pero es vencido por la bondad del trigo que se manifiesta con el tiempo.

La unidad prevalece sobre el conflicto:
226. El conflicto no puede ser ignorado o disimulado. Ha de ser asumido. Pero si quedamos atrapados en él, perdemos perspectivas, los horizontes se limitan y la realidad misma queda fragmentada. Cuando nos detenemos en la coyuntura conflictiva, perdemos el sentido de la unidad profunda de la realidad.
227. Ante el conflicto, algunos simplemente lo miran y siguen adelante como si nada pasara, se lavan las manos para poder continuar con su vida. Otros entran de tal manera en el conflicto que quedan prisioneros, pierden horizontes, proyectan en las instituciones las propias confusiones e insatisfacciones y así la unidad se vuelve imposible. Pero hay una tercera manera, la más adecuada, de situarse ante el conflicto. Es aceptar sufrir el conflicto, resolverlo y transformarlo en el eslabón de un nuevo proceso. «¡Felices los que trabajan por la paz!» (Mt 5,9).
228. De este modo, se hace posible desarrollar una comunión en las diferencias, que sólo pueden facilitar esas grandes personas que se animan a ir más allá de la superficie conflictiva y miran a los demás en su dignidad más profunda. Por eso hace falta postular un principio que es indispensable para construir la amistad social: la unidad es superior al conflicto.

230. El anuncio de paz no es el de una paz negociada, sino la convicción de que la unidad del Espíritu armoniza todas las diversidades. Supera cualquier conflicto en una nueva y prometedora síntesis. La diversidad es bella cuando acepta entrar constantemente en un proceso de reconciliación, hasta sellar una especie de pacto cultural que haga emerger una «diversidad reconciliada»

La realidad es más importante que la idea:
231. Existe también una tensión bipolar entre la idea y la realidad. La realidad simplemente es, la idea se elabora. Entre las dos se debe instaurar un diálogo constante, evitando que la idea termine separándose de la realidad. Es peligroso vivir en el reino de la sola palabra, de la imagen, del sofisma. De ahí que haya que postular un tercer principio: la realidad es superior a la idea. Esto supone evitar diversas formas de ocultar la realidad: los purismos angélicos, los totalitarismos de lo relativo, los nominalismos declaracionistas, los proyectos más formales que reales, los fundamentalismos ahistóricos, los eticismos sin bondad, los intelectualismos sin sabiduría.

Cómo ensanchar la vida. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 20, 20-28

Cómo ensanchar la vida.

Jesús habla de una “copa que beber”. Jesús hoy quiere saber si nosotros, en vez del lugar de honor, de triunfos, de exigir, reprimir, de ejercer poder sobre nuestro esposo, de perseguir ambiciones personales… aceptamos entregar nuestra vida sirviendo.

Jesús no quiere una familia donde nos tiranicemos unos a otros con opresiones. Nos propone una familia donde reina el servicio, la generosidad, la entrega…¡el Reino de los cielos!

Seamos sinceros. ¿Nos gustaría ser los reyes de la casa? ¿Alabados? ¿Servidos? O por el contrario buscamos ser siempre los que servimos. Hoy Jesús nos deja claro cuál de los dos es Su camino.

Hoy, somos nosotros, los esposos, los que te pedimos: Señor, ordena que en este anticipo del reino de Dios, el matrimonio, estemos uno a tu derecha y otro a tu izquierda. Tu respuesta es la misma : ¿Sois capaces de beber el cáliz que yo he de beber?
Es el Viacrucis del matrimonio, donde a veces nos sentimos juzgados injustamente, a veces no se nos valora con la dignidad que nos corresponde, otras cargamos con la cruz del pecado de nuestro esposo, otras tenemos sed,… y que en definitiva consiste en entregarnos como Tú.

Es un honor ser tus cirineos en Tu camino del Viacrucis, y más hermoso, sería vivirlo como Tú. En silencio, con ternura, con el “no os preocupéis por mí”, o el “Padre, perdónales porque no saben lo que hacen”…

Siempre hemos visto a Santiago y Juan muy valientes al decir “Lo somos”. Aunque realmente no sabían lo que decían.
Pero el puesto a Tu derecha o a Tu izquierda es para aquellos para los que lo tiene reservado Tu Padre.

El Papa Francisco, en su reciente Encíclica Lumen Fidei, dice: La fe no es un refugio para gente pusilánime, sino que ensancha la vida. Hace descubrir una gran llamada, la vocación al amor, y asegura que este amor es digno de fe, que vale la pena ponerse en sus manos, porque está fundado en la fidelidad de Dios, más fuerte que todas nuestras debilidades.

Es la fidelidad de Dios, más fuerte que todas nuestras debilidades, la que hace posible que Tú estés en el centro de nuestro matrimonio y nosotros a Tu derecha y a Tu izquierda. Así, somos capaces de beber Tu cáliz.

Es cierto que, este camino que aparenta ser desagradable, ensancha la vida.

Oramos con el Salmo: Que canten de alegría las naciones, porque riges el mundo con justicia, riges los pueblos con rectitud.

La parábola de los esposos. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 10-17

La parábola de los esposos.

Vivimos una vida feliz cuando seguimos el plan de Dios para nosotros. Pero Dios es muy grande para el hombre y no podemos entenderlo por nuestros medios. Para nosotros, las cosas de Dios son un misterio. La vida, nuestro matrimonio, la felicidad… todo es un misterio para el hombre.
Vemos a mucha gente buscando desesperadamente la felicidad por su cuenta y no la encuentran. Eso sí, suelen confesarlo sólo en privado. Por fuera aparentan ser felices.

Bien, y ¿cómo hacemos para encontrar esa felicidad en nuestro matrimonio y en nuestra vida?.

Tres claves nos dan hoy los padres de la Iglesia: 1.- Querer encontrar la verdad. 2.- La Caridad (el amor) y 3.- La fe.

1.- Querer ver: Dice S. Juan Crisóstomo: « “Porque al que tiene se le dará”. Como si dijera: a aquel que tiene deseo y celo se le dará todo lo que viene de Dios; por el contrario, a aquel que está privado de este deseo y no pusiere de su parte cuanto puede para conseguirlo, ése no recibirá los dones de Dios y lo que tiene se le quitará, no siendo Dios el que se lo quita, sino el hombre que se hace indigno de poseerlo. »

2.- La caridad: Remigio: “al que tiene caridad, se le darán las demás virtudes, y al que no la tiene, se le quitarán las otras virtudes, porque sin caridad no puede haber bien alguno.” Si sacas el amor de tu vida, te quedas sin nada.

3.- La fe: San Hilario: “Y por eso la fe en el Evangelio tiene la plenitud de los dones, porque una vez recibida nos enriquece con nuevos frutos, mientras que si se rechaza nos quita los dones que hemos recibido en el primer estado de naturaleza.” El Evangelio es Cristo: Camino, verdad y vida.

La clave es la Caridad (el verdadero amor). Si la sacas de tu vida, lo pierdes todo. Si la sacas de tu matrimonio, se le quitará hasta lo que tiene. Como dice la primera lectura: “Yo os conduje a un país de huertos, para que comieseis sus buenos frutos; pero entrasteis y profanasteis mi tierra, hicisteis abominable mi heredad.” Esto ha hecho el mundo de hoy con el matrimonio.

Para encontrar el verdadero amor hay que querer, esforzarse. El Evangelio no es una ideología. La parábola hace que nuestra experiencia nos lleve a descubrir que Dios está presente en lo cotidiano de nuestro matrimonio y nuestra familia. Es una experiencia en común, que está oculta a los que no la viven. Nos hace juntos observadores de la verdad, nos invita a buscar. O lo vives o no lo entiendes. Es la experiencia de seguir a Cristo lo que nos abre los ojos. Nos hace ver las cosas de otra manera.

Dichosos vosotros, Esposos, que dedicáis tiempo a entender y trabajar vuestro matrimonio porque muchos desearon ver lo que veis y no lo vieron. Dichosos vosotros que os sabéis mendigos de la gracia de Dios, porque muchos quisieron oír lo que oís y no lo oyeron.

Oramos con el Salmo: ¡Qué inapreciable es tu misericordia, oh Dios!, los humanos se acogen a la sombra de tus alas; se nutren de lo sabroso de tu casa, les das a beber del torrente de tus delicias.

Esposos en la Vid o en el fuego. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 15, 1-8

Esposos en la Vid o en el fuego.

“Vivo yo, pero no soy yo, es Cristo quien vive en mí” dice San Pablo. “permaneced en mí, y yo en vosotros” nos dice hoy el Señor.

Los esposos también debemos permanecer el uno en el otro. Son las leyes del amor. Sin embargo, nuestros criterios pueden estar equivocados y nuestras tendencias pueden ser contrarias al bien común. Por eso necesitamos un camino y una verdad que nos lleve a la Vida.

Señor, debes ser Tú quien vivas en nosotros, no siendo nosotros con nuestros criterios, sino con los Tuyos. Señor, que yo mengüe para que Tú crezcas para dar vida al nosotros, a ser una sola carne, un solo corazón, una sola alma. Siendo tu Palabra la que reinen en nuestra vida, podremos aspirar a ser uno entre nosotros y contigo.

Incorporamos aquí un texto de San Agustín (Comentarios al evangelio de San Juan 81):
“Considerad una y mil veces las siguientes palabras de la Verdad: Yo soy la vid, y vosotros los sarmientos. El que está en mí y yo en él, ése dará mucho fruto, porque sin mí no podéis hacer nada (Jn 15,5). Y para evitar que alguno pudiera pensar que el sarmiento puede producir algún fruto, aunque escaso, después de haber dicho que quien permanece en él dará mucho fruto, no dice: «porque sin mi podéis hacer poco», sino: sin mí no podéis hacer nada. … Y si el sarmiento da poco fruto, el agricultor lo poda para que lo dé más abundante; pero, si no permanece unido a la vid, no podrá producir fruto alguno. … continúa diciendo: El que no permanezca en mí será echado fuera, como el sarmiento, y se secará, lo cogerán y lo arrojarán al fuego y en él arderá (Jn 15,6). Los sarmientos son tanto más despreciables fuera de la vid cuanto más gloriosos unidos a ella. … El sarmiento ha de estar en uno de esos dos lugares: o en la vid o en el fuego; si no está en la vid estará en el fuego. Permanezca, pues, en la vid para librarse del fuego.”

Y continúa después: “cuando sus palabras (de Cristo) están sólo en la memoria, sin reflejarse en nuestro modo de vivir, somos como el sarmiento separado de la vid.”

Cuando estamos pasando un momento difícil, Señor, estando crucificados contigo, es momento de poda. Pero tenemos que vivirla con esperanza y alegría, con confianza en Ti, porque sabemos que quieres lo mejor para nuestra familia y que crezcan nuestros bienes comunes.
Pues sin Ti Señor, nuestra familia sería un fracaso personal, familiar y social, sin Ti, no podemos hacer nada. No podemos vivir un amor de comunión. Nuestra familia tiene mucho que decirte, mucho por lo que pedirte perdón, tiene mucho por lo que alabarte y darte gracias.

Concluye San Agustín: “En cuanto estamos unidos a Cristo queremos unas cosas y en cuanto estamos aún en este mundo queremos otras. Por el hecho de vivir en este mundo, a veces nos viene la idea de pedir algo cuyo daño desconocemos. … Permaneciendo, pues, en él y reteniendo en nosotros sus palabras, pediremos cuanto queramos, y todo nos será concedido.”

Te pedimos por nuestras familias, Señor, para que permanezcamos unidos a Ti. Que como María, guardemos todas Tus cosas en nuestro corazón.

Oramos con el Salmo: Si el afligido invoca al Señor, él lo escucha y lo salva de sus angustias. El ángel del Señor acampa en torno a sus fieles y los protege. Gustad y ved qué bueno es el Señor, dichoso el que se acoge a él.