Archivo por días: 30 julio, 2014

El último día. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 47-53

El último día.

Hoy en Reina de la Paz TV, el Padre David hace referencia al catecismo y nos ha parecido buena idea.

Hablemos sobre el juicio final. ¿Qué? Sí, sí, es real. ¡Habrá un juicio final!
El demonio quiere que le quitemos importancia: Como Dios es misericordioso… todo vale. Nadie se va a condenar. Dios es demasiado bueno. ¿Verdad?.
¿No es esa una de las tentaciones del demonio a Jesús?: Tírate del alero del templo y los ángeles te recogerán… Hoy Satanás nos dice: Haz lo que te parezca… no va a pasar nada.

El problema no es que Dios no nos ame. Hasta ahí, la salvación está garantizada. El problema es que nosotros no le amemos a Él. Si ayer le rechazamos, hoy le rechazamos… ¿Por qué en otro momento le vamos a amar?. El santo temor de Dios, no consiste en temerle a Él. Consiste en ¡temer una vida sin Él!

‘No, no, pero yo “creo”. Dios existe…’ No se trata de eso. Es que al final de los tiempos nos examinarán de amor. Y cada vez que no he amado o he rechazado a mi esposo/a, como decíamos ayer, he rechazado al mismo Dios. Todo esto, detalle a detalle, se verá el día del juicio. Allí se desvelará nuestra verdad con toda transparencia y claridad.

Vámonos al catecismo a ver todo esto. Ponemos aquí unos fragmentos de algunos números:
1038 La resurrección de todos los muertos, “de los justos y de los pecadores” (Hch 24, 15), precederá al Juicio final. … Cristo vendrá “en su gloria acompañado de todos sus ángeles,… y él separará a los unos de los otros,… E irán estos (los pecadores) a un castigo eterno, y los justos a una vida eterna.”
(Esto lo experimentaremos tú y yo. Mírame ese día, que estaré allí.)

1039 Frente a Cristo, que es la Verdad, será puesta al desnudo definitivamente la verdad de la relación de cada hombre con Dios (Jn 12, 49). El Juicio final revelará hasta sus últimas consecuencias lo que cada uno haya hecho de bien o haya dejado de hacer durante su vida terrena.
(La verdad al desnudo. Sin excusas ni disimulos. Ese día conocerás todo de mí y yo de ti.)

1040 …Nosotros conoceremos el sentido último de toda la obra de la creación y … la salvación, y comprenderemos los caminos admirables por los que Su Providencia habrá conducido todas las cosas a su fin último. El juicio final revelará que la justicia de Dios triunfa de todas las injusticias cometidas por sus criaturas y que su amor es más fuerte que la muerte.
(Entenderemos todo lo que hoy no entendemos y el bien vencerá para siempre.)

1041 El mensaje del Juicio final llama a la conversión mientras Dios da a los hombres todavía “el tiempo favorable, el tiempo de salvación” (2 Co 6, 2). Inspira el santo temor de Dios.
(Creer en el juicio, nos llama a la conversión. ¡Estamos a tiempo! ahora que aún podemos y llama a la esperanza para los que buscan el amor de Dios desde su vocación al amor, en nuestro caso, la vocación del matrimonio).

Cada día de nuestra vida conyugal y familiar, tenemos la oportunidad de descartar los peces malos y quedarnos con los buenos, “como un padre de familia que va sacando del arca lo nuevo y lo antiguo.” El último día (y no sabemos cuál es), será tarde. Elige la esperanza.

Oramos con el Salmo: No confiéis en los príncipes, seres de polvo que no pueden salvar; exhalan el espíritu y vuelven al polvo, ese día perecen sus planes. Alaba, alma mía, al Señor.

Venta por liquidación total. Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 13, 44-46

Venta por liquidación total.

Es curioso que Cristo, a la hora de conseguir el tesoro no dice “regala todo” lo que tiene, sino “vende todo” lo que tiene.

Dos claves, la primera es que, aunque dé algo de vértigo, se trata de una acción referida a TODO lo que tenemos. Si no, simplemente no funciona. No habrá suficiente para comprar el campo y conseguir el tesoro.

Esto tiene que ver con la hermenéutica del don que nos enseña San Juan Pablo II y que ya hemos mencionado en algún otro comentario. Primero debemos de reconocer que somos un don para nosotros mismos. Esto implica que nada es nuestro, sino que todo es de Dios. Todo lo material, nuestras habilidades, nuestras capacidades… todo. Y un don, nos es dado para donarlo. Somos dones de Dios para nuestros esposos, nuestra familia y todo el que nos rodea.

¿Qué ocurre con aquel que considera que algo material es suyo? Que inmediatamente le produce un apego. Empieza el miedo a perderlo. ¿Y si pierdo mi trabajo? ¿Qué pasará con la hipoteca? ¿y el máster que quería pagarle a mis hijos?. Seamos sinceros: ¿Confiamos en un Dios que es Padre y que nos ama sobre todas las cosas?.

¿Qué ocurre con aquel que considera que alguna de sus habilidades o capacidades es suya? Que se envanece. La vanidad es apropiarse de algo que no es nuestro. Y el vanidoso, despide a los de su alrededor. Provoca rechazo… se queda solo. ¿O no?. La vanidad es un torpedo en la línea de flotación de la comunión conyugal.

Pero hablábamos también de “vender”. ¿Por qué vender y no regalar?. Porque todo esto que no es nuestro, al entregarlo recibimos algo a cambio. “El ciento por uno” decía Jesús. Lo que recibimos es, efectivamente, un tesoro.

Por último nos falta una consideración. Hay que encontrar el tesoro. ¿Cuáles son tus tesoros? ¿Sabes encontrar el tesoro que Dios ha preparado para tu vida?. Jesús nos dice: Donde está tu tesoro está tu corazón. ¿Consideras tu matrimonio un tesoro?.

Cuando nuestra prioridad es el Señor, que se nuestro gran tesoro, todo lo demás pierde valor e importancia. “Lo considero basura” decía San Pablo. Y nuestra manera de llegar a Jesús, es a través de nuestra comunión matrimonial. No hay otra. Mi manera de amar a Cristo es amar a mi esposo/a sobre todas las cosas. En él/ella reside Cristo. Lo que hagamos con él/ella, con Cristo lo hacemos. Cuando encontramos el gran valor que tiene nuestro esposo y nuestro matrimonio, entonces lo vendemos todo: Egoísmos, criterios, tiempo, deseos… y todo con alegría porque hemos hallado un bien mayor.

Recordemos nuestras palabras el día de la boda. Yo… me entrego a ti … y prometo serte fiel en las alegrías y en las penas, en la salud y en la enfermedad, todos los días de mi vida. ¿No es eso venderlo todo por un tesoro?.

Oramos con el Salmo: Y tañeré en tu honor, fuerza mía, porque tú, oh Dios, eres mi alcázar.