Archivo por meses: junio 2014

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 7, 15-20

¿De qué está hecho nuestro hogar?

Hoy las Palabras de Jesús nos hablan muy claramente sobre la santidad. No basta con haber sido bautizados, ir a la Eucaristía, oir la Sagrada Escritura, ser catequistas que hablemos de Jesús, la Virgen… Incluso podemos rezar cada día, hacer numerosas obras de caridad y repartir los dones que Dios nos ha dado. Si no lo hago por Amor no sirve de nada: San Pablo lo define muy bien en la 1ª carta a los Corintios 13.

La santidad es conocer a Jesús, porque Él nos la transmite mientras caminamos junto a Él. Es una respuesta de amor exigente, por un camino angosto, en cada momento del día, en lo pequeño y en lo grande. Una respuesta al Amor que nos amó primero, que nos llama a una vocación específica y le respondemos a través de ella. La nuestra, queridos esposos, es la conyugal, como dice el Magisterio de la Iglesia, con unas leyes específicas.

Si eres esposo pues has recibido el sacramento del matrimonio: ¡Adelante con este Amor exigente! Con el Amor de Jesús.
Tenemos una misión: Edificar nuestro hogar de amor sobre roca (Cristo), convirtiéndonos en roca para nuestros hijos y para otros, así como Abrahán y Sara por la fe en Dios se vuelven roca, comienzo del pueblo de Dios. Mirando hacia esta roca, la gente cobraba valor para luchar y salir del cautiverio.

Este es el sentido del nombre que Jesús dio a Pedro: “Tú eres Pedro y sobre esta piedra edificaré mi Iglesia” (Mt 16,18). También Dios quiere edificar su Iglesia doméstica en cada hogar donde Jesús encuentra su hogar. Estamos llamados a unirnos a Jesús, la piedra viva, para volvernos piedras vivas por la escucha y la práctica de la Palabra (Pd 2,4-10; 2,5; Ef 2,19-22).

¡Esposos! si no escuchamos la Palabra juntos y con nuestros hijos y la ponemos por obra seremos esposos y familias necios que edificamos nuestro hogar sobre arena y cualquier conflicto, hace que nos hundamos totalmente. Y sinceramente… ya hay demasiados hogares enterrados. ¡No tengáis miedo! Hay que empeñarse cada día en un objetivo. Sólo por hoy. Algo que nos acerque a nuestro esposo y por tanto a Dios.

Las Palabras sencillas y claras de Jesús brotaban de su experiencia de Dios, de su vida entregada al Proyecto del Padre. Así deben ser las nuestras a nuestros hijos y otros, palabras que brotan de la experiencia de Dios.

Oramos con el Salmo: (Señor) Inclina mi corazón a tus preceptos, y no al interés. Aparta mis ojos de las vanidades, dame vida con tu palabra.

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 7, 15-20

Esposos y profetas.

Las palabras de Jesús son siempre actuales: “Mirad, no os dejéis engañar. Porque vendrán muchos usurpando mi nombre”. Es una invitación al discernimiento. Esta virtud cristiana de comprender dónde está el Espíritu del Señor y dónde está el mal espíritu. (CFC. S.S. Francisco, 17 de Noviembre de 2013 homilía en Santa Marta)

¿Y cuál es el criterio para reconocer a los verdaderos discípulos, de Jesús y, por tanto, a los verdaderos profetas?
Dice San Juan Pablo II: ‘Profeta es aquel que expresa con palabras humanas la verdad que proviene de Dios, aquel que profiere esta verdad en lugar de Dios, en su nombre y en cierto sentido, con su autoridad’
“Los esposos, a través de la humildad del lenguaje del cuerpo, de la aceptación y el respeto de la verdad del cuerpo, de la entrega de éstos, son así realmente profetas. Este perenne lenguaje del cuerpo lleva en sí toda la riqueza y profundidad del misterio: Primero de la creación, luego de la redención” (audiencia del 19 de enero de 1983)

Ahí es nada…

Los esposos, profetas de la alianza entre Dios y la humanidad, entre Cristo y su Iglesia, al permitir al cuerpo hablar en su nombre y expresar, por tanto, la entrega de sus personas, contraen la reponsabilidad de ser verdaderos profetas, en cambio si al expresar el lenguaje del cuerpo lo deforman, pasaran a formar parte de los falsos profetas denunciados por la Escritura, el grupo de los que conducen al pueblo de Dios a su perdición (La Espiritualidad conyugal según Juan Pablo II).

El ojo del profeta sabe ver primero el proyecto del amor divino y a su luz, entiende los desvíos de nuestra ruta. Por esto insistimos tanto en las palabras de S. Juan Pablo II, verdadero profeta del matrimonio y la familia.

¿De dónde nacen los frutos? De la unión de los esposos en Cristo. No te engañes: Si te ha llamado Dios a la vocación conyugal, es necesario ser una sola carne con tu esposo.
Confía. El agua del amor humano la destila Cristo en el vino del Amor de Dios y así ilumina todas las trasformaciones que ocurren en el matrimonio: del interés propio se engendra el interés común, de lo mio lo nuestro, del yo el nosotros, del eros o amor humano el ágape de la Caridad, Amor de Dios.

Para Jesús está claro: Obras, hechos. No se trata de palabras bonitas, ni de repetir las del Evangelio como un espectador que ve una película; tampoco de fiarnos en las apariencias más deslumbrantes…

Oír no sólo lo que dicen, sino mirar cómo viven, cómo actúan…
Porque, quien tiene el Evangelio en su corazón, actuará conforme a lo que dice el Evangelio. Es su Tesoro… En cambio, quien actúe, juzgue e invite a actuar y a juzgar desde criterios distintos al Evangelio: los de la moda, lo que hace todo el mundo… no es un discípulo de Jesús y, por tanto, no merece ser escuchado y, menos aún seguirle…

¿De qué me sirve decir: hay que perdonar si a la hora de la verdad, llevo cuentas de todo el mal de mi esposo? Y si mis consejos a otros esposos son del tipo: “no seas tonto, no te dejes pisar, nada de poner la otra mejilla…”
O esa otra frase tan común: “Es que Cristo era Dios” Lo que implica que la cruz era sólo para Él y la entrega hasta el extremo es sólo cosa de Dios… Tú en cambio no te entregues tanto o harás del otro un tirano, tú le tienes que poner límites, que no se te suba a la chepa, no te toca a ti cargar o aguantar … (su pecado), eso es solo para Cristo… O interpretar a nuestra manera lo del grano que cae en tierra y muere para que dé fruto, porque debe ser a partes iguales, los dos, si el otro no lo hace, tú tampoco lo tienes que hacer, porque te tienes que hacer respetar…
¡Y tantas barbaridades anti Evangélicas que oímos incluso a hermanos cristianos y nos insinúa el tentador!

No se trata de repetir un dogma… De lo que se trata es de entender que La Verdad es Cristo acogiendo su Palabra, le acogemos a Él y la Palabra no solo engendra Vida, sino que ofrece una compañía y señala una ruta, una tarea, un destino y al hacerlo ofrece un significado a nuestro caminar, el Espíritu Santo nos da sus frutos.
Según el camino de recorramos derivan una serie de actitudes, consecuencias y responsabilidades, frutos frente a la vida. Vivir esta Verdad es la que tiene que llevarnos a anunciarla con nuestros cuerpos y con nuestra boca proclamarla, como veíamos ayer con Zacarías: Dios abre nuestra boca para alabarle y proclamar sus maravillas.

Los verdaderos esposos, son profetas, porque evangelizan siendo uno solo en la carne.

Ven Espíritu Santo.

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Lucas 1, 57-66. 80

El milagro de la fidelidad.

Dice Orígenes: -. Zacarías significa el que se acuerda de Dios, Juan significa el que manifiesta a Dios. Además, la memoria se refiere a lo que está ausente y la demostración se refiere a lo que está presente. Por tanto Juan debía expresar, no la memoria de Dios como ausente, sino que debía señalarlo con el dedo como presente, diciendo (Jn 1,29): “He aquí el Cordero de Dios”.-

Por eso El Ángel le dijo a Zacarías que el niño se tenía que llamar Juan, porque su nombre designaba su misión. Ya desde el precursor de Jesús, se anteponía la venida del Amor a la ley, que designaba que el primogénito debía llamarse como el padre. Aunque Zacarías dudó y por eso quedó mudo durante un tiempo, cuando llegó la hora de cumplir lo que le dijo el Ángel, obedeció. Esta vez supo cómo responder a Dios. Después viene la gratitud y la alabanza a Dios son sus primeras palabras en un canto de júbilo emocionado.

Cuántas cosas permite Dios en nuestro matrimonio que no entendemos ¿No es así?. El cambio de nombre era un auténtico “disparate” en la época.

“El corazón alaba a Dios ¿Y cómo se alaba a Dios? Se alaba saliendo de sí mismos, gratuitamente, como es gratuita la gracia que Él nos da. Alabar a Dios, salir de nosotros mismos para alabar; perder el tiempo alabando.” (cf S.S. Francisco, 31 de mayo de 2013).

Sólo saliendo de nosotros mismos, de nuestros criterios, podremos mirar nuestro matrimonio y a nuestro esposo (la gracia que Él nos da) y alabar a Dios.

Isabel concibió a Juan en su seno, mientras Zacarías, en silencio, recobró la fe y confianza en Dios. En ambos se da el milagro, la vida espiritual se construye a base de pequeños o grandes milagros que se dan en esa esfera íntima del alma, que sólo Dios y cada uno conoce. Pero no por ello dejan de ser milagros. Dios toca con su mano nuestras almas. “la mano del Señor estaba con él…” sí, y también con vuestro matrimonio, porque Dios quiere engendrar un hombre y una mujer nuevos, siendo uno solo con Él. Mediante la humildad, la donación y la entrega generosa.

El matrimonio nuevo que coopera a la acción de Dios, es consciente de su pequeñez, pero aún más de que esa “mano” divina le sostiene. La fidelidad y salir de uno mismo, son dos actitudes que nos hacen experimentar los frutos de felicidad que nos empujan a alabar a Dios.

Como aquel niño, nuestro matrimonio se va afianzando y fortaleciendo en el desierto. Es un camino.

Oramos con el Salmo: Tú has creado mis entrañas, me has tejido en el seno materno. Te doy gracias, porque me has escogido portentosamente, porque son admirables tus obras…

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 7,1-5

Para que el esposo mejore.

Jesús no dice que debamos estar ciegos y no percibir nada, tampoco que miremos para otro lado, ni siquiera es una llamada a una aceptación universal de cualquier estilo de vida o enseñanza… Jesús nos manda conocer al otro por los frutos de su vida y algún tipo de evaluación es necesaria para poder hacer eso.
Estamos llamados a un amor incondicional, pero no es un llamado a una aprobación incondicional. Nosotros podemos y debemos amar a nuestro esposo cuando hace cosas que debemos no aprobar.

Por otra parte, debemos estar atentos, porque el Diablo, envidioso de vuestro bien, nos asaltará por todos los medios posibles. Con tal de impedir nuestra santidad (de ser uno), te dirá: que tu esposo no tiene arreglo, que tus esfuerzos son inútiles; te envanecerá para que te creas mejor que él/ella; te provocará repugnancia para dividiros y que el otro se aleje aún más mintiendo y agravando su pecado; te infundirá miedo, trabajando con saña para quitarte la paz y la confianza en Dios…

El Diablo intentará que vuestras almas no se abran a la luz y procurará, ante el mal del esposo, arrastrarte también a ti a pecar. Te incitará al prejuicio, a una crítica injusta, capciosa.

Por esto Jesús decía: “No juzguéis según las apariencias, sino juzgad con justo juicio” (Juan 7:24). Y Pablo escribió: “¿O no sabéis que los santos han de juzgar al mundo? Y si el mundo ha de ser juzgado por vosotros, ¿sois indignos de juzgar cosas muy pequeñas? ¿O no sabéis que hemos de juzgar a los ángeles? ¿Cuánto más las cosas de esta vida?” (1 Corintios 6:2,3).

Jesús quiere que, antes de ayudar a nuestro esposo corrigiéndolo, debemos corregirnos nosotros mismos y llenarnos de Dios (En la oración, Sacramentos…), para así poder corregir a nuestro esposo según el Juicio de Dios y no el nuestro.

Amor no es dejar al otro en su error. Amor es ayudarlo a enderezarse. “Porque el Señor al que ama, disciplina” (Hebreos 12:6).
Jesús quiere que seamos perfectos como nuestro Padre lo es, pero la perfección no está en la cosa, sino en la perfección con la que se hace y eso permite construir, ayudar, ver cómo está presente Dios y estar en lo que se hace porque está Dios.

Pues si nos creemos perfectos y somos perfeccionistas con nuestro esposo, nos produce y le producimos agobios…. enormes. Como le dijo a los fariseos: “Porque atan cargas pesadas y difíciles de llevar, y las ponen sobre los hombros de los hombres; pero ellos ni con un dedo quieren moverlas.” (Mt 23,4)

El Amor no busca que las cosas queden bien, sino saber quiénes somos. En cierta ocasión, Mons. Munilla, en Radio María, decía: El que quiera cambiar a la Iglesia, que antes sea santo. No nos equivocamos mucho si aplicamos esta misma frase a la Iglesia Doméstica (nuestra familia). Quien quiera cambiar al esposo, que sea santo.

Escucha alma querida en cuanto sientas la moción de la gracia y antes de que sea más fuerte que la lucha, acude al Corazón Misericordioso de Jesús, pídele que vierta una gota de su Sangre sobre vuestras almas y vuestra unión, y no temas. Dale la mejor victoria a Jesús en tu tribulación, en la prueba del amor: Ten confianza en Él y cree que nunca llegarán a ser mayores los pecados, torpezas, limitaciones, debilidades… que la Misericordia de Dios, pues es infinita.

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Juan 6, 51-58

El matrimonio que cambia el mundo.

S. Juan Pablo II no vacila en decir que todos los sacramentos de la Nueva Alianza encuentran su prototipo en el sacramento del matrimonio como sacramento primordial (Audiencia 20/10/82). No fue casualidad que el Señor eligiera inaugurar su vida pública con el milagro de las bodas de Caná, en el trascurso de un banquete de bodas, como no lo fue que terminara con la última Cena. Dos banquetes de bodas enmarcan su misión salvadora. La Eucaristía es una entrega nupcial en la que Jesús se hace ofrenda de sí mismo.

A imitación de Cristo, en nuestra boda nos entregamos el uno al otro. ¿Lo hicimos una vez para siempre? O dicho de otra forma: ¿Es nuestro Sí a Dios a través de nuestro esposo de una vez para siempre, como el de la Santísima Virgen María?. ¿En nuestro matrimonio, día a día, nos hacemos a imagen del Esposo, ofrenda al Padre, en nuestra entrega hasta el extremo?.

La Iglesia nos dice que la Eucaristía es el alimento para el matrimonio, y los esposos no podemos participar en ella como si no estuviésemos unidos también por la alianza conyugal. Lo que hace posible que los esposos nos ofrezcamos el uno al otro, es la ofrenda Eucarística de Cristo. Ambos unimos nuestra ofrenda nupcial a la ofrenda nupcial de Cristo por la Iglesia. Por tanto, en cada Eucaristía, en el momento del ofertorio, tenemos la oportunidad de renovar nuestro Sí entregándonos con Cristo Esposo, y a través de Él, ofreciéndonos al Padre.

Un matrimonio (el de Cristo) cambió el mundo. Una entrega conyugal es el medio que Dios utiliza para entregarse a nosotros y darnos su Amor. Alimentémonos de ella, de la Eucaristía, para que cambie nuestro matrimonio y así contribuir a que cambie también el mundo. Amén.