Archivo por días: 18 junio, 2014

Comentario del Evangelio para Matrimonios: Mateo 6, 7-15

Esposo/a y hermano/a.

“Vosotros rezad así: Padre nuestro, del cielo…” ¿Cómo compartimos la oración los esposos?

Dice Juan Pablo II (Catequesis 30/05/84: .- El esposo del Cantar de los Cantares exclama: ¡Toda eres hermosa, amada (amiga) mía” (Ct 4,7), y la llama “hermana mía, novia (esposa)” (Ct 4,9). No la llama con su nombre propio, sino que usa expresiones que dicen más.

El esposo del Cantar acepta el desafío y busca el pasado común, como si él y su mujer descendiesen del círculo de la misma familia, como si desde la infancia estuvieran unidos por los recuerdos del hogar común. De este modo se sienten recíprocamente cercanos como hermano y hermana, que deben su existencia a la misma madre.

Las palabras del esposo, mediante el apelativo “hermana”, tienden a reproducir, diría, la historia … de la persona amada, la ven todavía en el tiempo de la infancia y abrazan todo su “yo”, alma y cuerpo, con una ternura desinteresada. De aquí nace esa paz de la que habla la esposa. … la paz del encuentro en la humanidad como imagen de Dios, y el encuentro por medio de un don recíproco y desinteresado (“Yo seré para él mensajera de paz”. (Ct 8,10). -.

Qué hermosa imagen la de los esposos orando al Padre (también como hermanos), como hijos que comparten el mismo padre y la misma madre, una misma procedencia y una misma comunión. Nos une también una relación de hermanos que va mucho más allá de la consanguinidad. Una relación en la intimidad Familiar de Dios, con la complicidad de los hermanos ante un Padre bueno, que fueron acogidos en el seno de una Madre Iglesia, y con un Hermano mayor al que admirar, el Señor Jesús.